La UE y los países acreedores intensifican su campaña por el 'sí'

La presión de parte de la clase política europea para que los griegos voten en el referéndum que se celebra sobre las condiciones económicas de los acreedores continuó ayer, a un día de que se celebre la consulta.

El presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata Martin Schulz, subrayó en unas declaraciones que recoge el dominical Welt am Sonntag que ha sido el gobierno de izquierdas del primer ministro griego, Alexis Tsipras, el que ha conducido al país a un callejón sin salida, del que "la gente no tiene la culpa".

Según Schulz, "la situación seguro que no mejorará" si el pueblo rechaza en el referéndum de este domingo los planes de reforma de las instituciones acreedoras -el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE)-, porque el Gobierno griego se queda sin dinero.

"Sin dinero nuevo, no es posible pagar salarios, el sistema de salud ya no funciona, el abastecimiento eléctrico y el transporte público colapsan y ya no se pueden importar bienes necesarios, porque nadie los puede pagar", advirtió.El presidente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), Klaus Regling, afirmó que espera un "resultado positivo" del referéndum. "Hay mucha incertidumbre ahora sobre el futuro de Grecia. Quiero que Grecia sea parte de la Eurozona y, por tanto, espero un resultado positivo en este difícil proceso", dijo Regling en una entrevista al diario heleno Kathimerini.

Regling destacó que si gana el no "hay dudas sobre la aplicación de las reformas necesarias".

El ministro austríaco de Finanzas, Hans Jörg Schelling, dijo que confiaba en una "solución negociada" a la crisis griega y añadió que una salida del euro de ese país sería "fácilmente asumible" por Europa. En una entrevista que publicó ayer el diario vienés Die Presse, Schelling cree que en caso de que salga el no en el referéndum, habrá más dificultades para llegar a un acuerdo. "Nuestro mayor problema ya no es el contenido (de las propuestas griegas) sino la destrucción de cualquier confianza entre Grecia y los otros países de la zona euro", destaca.

El titular de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, subrayó que la decisión de seguir o no perteneciendo a la Eurozona depende del pueblo griego, al tiempo que se mostró convencido de que la Unión Europea (UE) saldrá fortalecida de la crisis. Schäuble recordó que "una comunidad sólo puede funcionar si sus miembros cumplen las reglas". Las negociaciones que tengan lugar después del referéndum, y una vez expirado el anterior programa, se llevarán a cabo "sobre una base totalmente nueva y en condiciones económicas más difíciles" y "esto llevará un tiempo", afirmó.

Estas declaraciones se unen a las realizadas ayer por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quien dijo que si los griegos votan a favor del no en el referendo del próximo domingo Grecia se verá "radicalmente debilitada".

"Incluso si hay un , tendríamos que afrontar una negociación difícil". En el caso de no, la posición de Grecia estará radicalmente debilitada", indicó Juncker en una rueda de prensa sobre el inicio de la presidencia rotatoria luxemburguesa de la Unión Europea (UE).

El ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, reiteró la idea de su Gobierno de que el referéndum convocado mañana por el Ejecutivo de Alexis Tsipras es legítimo, pero que hay una falta de "sinceridad democrática" en el momento y en la cuestión planteada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios