Personajes con sabor

Salva Ballesta: Firmeza sobre el césped, acrobacias en el aire

  • El ex jugador del Málaga se sienta en la mesa del restaurante Los Patios de Beatas

  • "Amo la esencia del fútbol, no el circo que a veces le rodea", asegura

Un momento de la conversación antes del almuerzo. Un momento de la conversación antes del almuerzo.

Un momento de la conversación antes del almuerzo. / Paco Menjivar

Tengo que confesar que la crónica que me dispongo a relatar ha resultado toda una experiencia, desde el mismo instante en que Salvador Ballesta, Salva, y yo, nos encontramos. Aunque nos conocemos desde hace tiempo, hasta estas horas que hemos pasado juntos no he descubierto al hombre que hay detrás de la imagen que todos conocemos. Les ayudaré a descubrirla. Aseguro que merece la pena. Y un adelanto como aperitivo. "Me gustaría entrenar al Málaga. Aquí me dejé la vida, el físico, hasta el dinero…aquí están mi familia y mis grandes amigos" .

El RESTAURANTE

El restaurante Los Patios, en Beatas. El restaurante Los Patios, en Beatas.

El restaurante Los Patios, en Beatas. / Paco Menjivar

Si por encontrarme con un viejo amigo , no por su edad sino por el tiempo que nos conocemos, me hacía sentir de una manera un tanto especial, cálida, hacerlo además en el restaurante Los Patios de Beatas, regentado por mi buen amigo Julián San Juan, hacía el encuentro doblemente placentero. Fuimos recibidos por su sumiller, Anwar Denguir, quien ejerció de las veces de jefe de sala y por Antonio Nogueira, extraordinario chef encargado de tan esplendida cocina. Cabe destacar que era la primera vez que Salva acudía a este restaurante y lo que vio le sorprendió y le agradó: un clima de tranquilidad y de elegancia que hicieron honor a todo lo que después sucedería.

EL INVITADO

Aunque pueda parecer a algunos que el invitado de hoy no requiere de presentación, creo que debemos comenzar desde el principio para tener claras muchas cosas de su relación con Málaga y los malagueños. Y le pregunté de donde es Salvador Ballesta.

"Soy español, maño [nació en Zaragoza y fue bautizado en la basílica del Pilar] , lo digo con todo el orgullo, pero me siento malagueño. Llevo en Málaga más de quince años, aquí se han criado mis hijos. Deportivamente he vivido descensos y ascensos con el Málaga y aquí tengo mis grandes amigos, entre ellos mencionó de manera especial a Antonio López Nieto, Pepe Checa y a nuestro alcalde, Paco de la Torre, y además tengo el honor de pertenecer a un club gastronómico -al que el que les escribe también tiene el placer de pertenecer- donde me encuentro con amigos con mayúsculas. No voy a nombrarlos porque somos muchos y no quiero dejarme a ninguno atrás, por lo que dejo solo su nombre: Gastronómico Paco Rengel, en honor al recordado y querido periodista".

Después de una gran carrera como jugador de fútbol en la actualidad, aunque se encuentra sin equipo, se dedica a las labores de entrenador. Y le pedí que me hablase de ambas facetas de su carrera. "Fui un futbolista que admiró el fútbol pero sobre todo que siempre fui honesto y leal"… Las palabras amistad, lealtad y honradez se repetirían continuamente en su discurso…". Pronto descubrí mis carencias y debilidades. Las acepté y las superé con esfuerzo y con carácter". De eso podemos dar buena fe los amantes del fútbol, que menudo carácter se gastaba el amigo Salva, haciéndolo un baluarte de su valía como jugador. A nadie le quedaba la menor duda de que siempre se dejaba mucho más que la propia piel en el campo… "Me he perdido muchos partidos por reaparecer antes de recuperarme de una lesión, pero yo sabía que no tenía un gran talento y lo suplía con horas de dedicación y de gimnasio". Ahí tenemos una buena dosis de honradez y sinceridad. "Creo que he tenido suerte desde siempre. Lo que rodea a un jugador, la cultura, la familia, los amigos, es fundamental para tener la cabeza sobre los hombros. Es muy fácil perderla en el mundo del fútbol". Y sobre su faceta como entrenador le pregunté si se siente con experiencia después de haber pasado por varios clubes: "En el fútbol la palabra experiencia no significa casi nada. Para mí la experiencia es formación continua, ilusión y no rendirse jamás. -¿Les suena eso de no rendirse jamás? , ya lo atesoraba como jugador-. He aprendido muchas cosas. El mundo del entrenador es muy ingrato. Al igual que el templo de los jugadores es el vestuario, el entrenador carece de refugio, es un ser solitario, sin templo alguno. Solo el trabajo, el análisis y la reflexión le pueden hacer retomar una y otra vez el camino. Y aprender a sustraerse.", y continuó con más " ¿Quieres saber lo que es experiencia de verdad?, ser capaz de ser un verdadero líder, un psicólogo, padre, hermano y consejero, todo ello para un grupo de veinticinco jugadores, de manera individual y colectiva." Queda claro que Salva Ballesta es un hombre que lo da todo en cualquier empresa que emprende, pero a la hora de exigir, ¿qué pide?: "Exijo a mis equipos estar rodeados de ciertos valores, tanto personales como deportivos. Nunca, jamás, busco como primer objetivo los resultados del marcador, si no, cuando eso falla no hay manera de levantar la moral a un equipo hundido. Me gusta analizar y compartir el estado anímico y mental de mis jugadores". Quizás deberían tomar nota de estas palabras los dirigentes.

LA COMIDA

Uno de los platos de Los Patios de Beatas. Uno de los platos de Los Patios de Beatas.

Uno de los platos de Los Patios de Beatas. / Paco Menjivar

Pronto brindaríamos por nuestro reencuentro con un magnifico vino blanco, gallego, Avancia, fresco pero con mucho carácter, haciendo los honores a nuestro invitado. Abrimos la comida con una ensalada con queso feta empanado, setas, avellana y cebolla crocanti. Fabuloso. El maridaje con el vino que estábamos tomando fue de lo más placentero. Pero no quise perder el hilo de la interesante conversación. No quería que mi amigo Salva se "enfriara". Tenía interés en que me hablase de su otra gran afición: pilotar aviones. "Las mayores herencias que he recibido de mi padre han sido la lealtad y el amor por los aviones. Me hubiese gustado haber ingresado en la Academia General del Aire, pero se cruzó el fútbol. Más tarde me hice piloto". Y le pregunté si es cierto que volar nos hace más libres. "Para mí volar no es solo subir a un avión. Preparar un partido o estar reunido con un grupo de buenos amigos, eso es para mí volar". Pero ser piloto acrobático no debe ser nada fácil… "No lo es. Ahí el equipo es lo que cuenta, como en el fútbol. La menor descoordinación te tira abajo. Como en el fútbol…". La reaparición del bueno de Thomás, polaco-malagueño, que nos atendió magníficamente durante toda la comida, nos hizo hacer un nuevo alto en nuestra charla. Esta vez nos sorprendió con un magnifico salmón ahumado a la ginebra con alga marina frita, salsa de yerbabuena y gel de limón. Como tomamos este nuevo bocado con verdadera fruición, acto seguido nos decantamos por probar un vino tinto de la tierra, de las bodegas La Capuchina, concretamente Capuchina vieja, que nos complementaria un bocado estilo mexicano de crema de frijoles, cerdo confitado con naranja y cebolla con lima y guacamole. Toda una experiencia al paladar. Y acto seguido tomamos un solomillo de ternera con un toque de salsa romescu para cerrar la comida. Como no podía ser de otra manera, felicitamos a Antonio Nogueira por su trabajo en la cocina, y como sorpresa final, nos tenía preparada una tarta de queso al estilo neoyorquino - no se la pierdan- con galletas trituradas y frutos rojos. También felicitamos a las bodegas Lara por su apuesta por caldos de verdadero interés.

Uno de los platos de Los Patios de Beatas. Uno de los platos de Los Patios de Beatas.

Uno de los platos de Los Patios de Beatas. / Paco Menjivar

Quise volver a la relación de Salva con Málaga y con el Málaga y le pedí que me diera un mensaje para la afición que tan mal lo está pasando con el equipo. " Que apoye al equipo ya que es en estos momentos cuando más hay que estar. Hay que seguir soñando mientras haya posibilidades. Si el equipo llegase a descender la afición tiene que decir muy alto que jamás va abandonar ese escudo al que demuestran amar cada jornada, cada día.."

Y le pregunté por un sueño por cumplir…"Por una parte que el destino me retrase al máximo el momento en que mis hijos tengo que vivir su propia vida y a nivel personal tener siempre la posibilidad de poder estar y contar siempre con mis amigos. ¿Sabes? No existe un camino largo cuando al que se va a ver es a un amigo…".

LOS VINOS

Blanco: Avancia Godello

Magnífico blanco orensano elaborado con uvas de la variedad godello. Nos permitió potenciar el sabor de los alimentos que degustamos. Un vino fresco y generoso. Para repetir.

Tinto: Capuchina Vieja

Vino de la Sierra de Málaga, con carácter y profundidad. Esa profundidad en su sabor maridó a la perfección con la carne guisada y especialmente con los asados. Excelente.

Patrocinado por:

Bodegas Lara Bodegas Lara

Bodegas Lara

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios