Abren un expediente para subsanar los desperfectos de la VPO de La Cala

  • El Ayuntamiento elaboró un informe en el que se valoraban las deficiencias en 1,3 millones de euros

El pasado verano, el Ayuntamiento de Mijas realizó un informe técnico y jurídico en el que ponían de manifiesto las deficiencias constructivas de las 120 viviendas de protección oficial (VPO) de La Cala. Unas deficiencias cuya reparación estaba valorada en 1,3 millones de euros, por lo que se exigía a la Junta de Andalucía que asumiera la responsabilidad e instara a la constructora a arreglar los problemas. Ahora, parece ser que esa petición ha tenido respuesta, pues la administración autonómica ha abierto un expediente que servirá para dar traslado de estos problemas a la empresa que en su día ejecutó esta promoción.

Así lo anunció ayer el edil de Urbanismo, Manuel Navarro, quien explicó que la apertura del citado expediente ya ha sido comunicada al Ayuntamiento por parte de la Delegación Provincial de Fomento y Vivienda. El concejal señaló que esta administración es el "garante del cumplimiento de las obras de las VPO", pues cuenta con competencias en esta materia.

Por todo ello, Navarro instó a que la Junta a que tome cartas en el asunto cuanto antes y aunque la empresa constructora se niegue a realizar las reparaciones, se tomen medidas similares a las que se han llevado a cabo en otros municipios, como es el caso de Fuente de Piedra. En esa localidad se registró un caso similar y la Junta asumió las reparaciones.

En el informe municipal se detalla que hace cinco años las viviendas fueron entregadas de forma "fraudulenta" a sus adjudicatarios, pues la memoria de fin de proyecto, un documento necesario para obtener la licencia de primera ocupación, no se ajustaba a la realidad de la promoción. En cuanto a la parte jurídica, se analizaba si los vecinos tenían derecho a tener el amparo de la Junta para subsanar las irregularidades pese al tiempo transcurrido.

Entre los problemas destacan que la puerta de acceso al garaje no era automática, la falta de recubrimiento con un yeso de dos centímetros de los techos o que no se habían pintado las instalaciones de carpintería, caso de las barandillas. Esto ha provocado que los vecinos convivan cada día con desconchones en las paredes, por ejemplo. Además, las viviendas se entregaron sin contar con ascensores, por lo que los adjudicatarios de las VPO se hicieron cargo después de estas infraestructuras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios