Adjudican la grúa a una empresa creada un día después de la licitación

  • El ex portavoz socialista, Francisco Zamorano, y la concejal de Comercio, Cristina Rodríguez, inician una lucha dialéctica y la segunda presenta una querella

Comentarios 1

Las aguas continúan revueltas en Estepona, y especialmente en el seno del PSOE. Después de que el hasta ahora portavoz socialista, Francisco Zamorano, renunciara a su cargo debido a la desconfianza que, según él, tenía el alcalde y el partido en su persona, ayer era su compañera socialista, Cristina Rodríguez, la que interponía una querella contra Zamorano por decir que ella podía ser "parte interesada en sembrar la sospecha" sobre la adjudicación del servicio de depósito municipal de vehículos.

Las declaraciones de Zamorano se produjeron después de que el grupo político Convocatoria-Los Verdes denunciara posibles irregularidades en el proceso de adjudicación del servicio, haciendo hincapié, especialmente, en el hecho de que la empresa adjudicataria, Ausol Estepona 2000 S.L, se creó "un día después de la publicación de la licitación del concurso" con un objeto social declarado que, según los denunciantes "coincidía, literalmente, con el objeto del concurso de licitación", a lo que se suma el hecho de que la empresa "se inscribió en el registro después de que se cerrara el plazo para la presentación de ofertas".

Además, según Convocatoria, se da la casualidad de que el administrador único de la citada empresa, "es un abogado ajeno al negocio objeto de licitación aunque socio del miembro de la ejecutiva local del PSOE que además es familia directa del jefe de gabinete de Alcaldía y mano derecha del alcalde".

Ante esta denuncia, Zamorano insistió en que la adjudicación "cuenta con los informes favorables de los técnicos municipales", a lo que añadió que "todavía debe aprobarse en la comisión informativa de Hacienda y por la Junta de Gobierno Local". En cuanto a la inscripción en el registro de la adjudicataria después de cerrarse el plazo, el socialista añadió que se tuvo en cuenta "la fecha en la que se solicitó la inscripción en el registro mercantil, que es anterior".

Tras dar estas explicaciones, el socialista señaló a su compañera de partido y concejal de Comercio, Cristina Rodríguez, diciendo que podría ser "parte interesada en que se creen dudas sobre esta adjudicación ya que ella retiró una copia del expediente", por lo que dijo esperar que "alguna de las empresas que no han resultado adjudicatarias del servicio no sean clientes del despacho profesional" de la edil.

Nada más conocer estas declaraciones, Rodríguez interpuso una querella contra su compañero de partido, y aseguró a los medios de comunicación que ella no tenía "nada que ocultar, aunque otros no lo sé".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios