Álora rinde tributo a la sopa

  • Unas 8.000 personas asisten a la fiesta del Día de la Sopa Perota, en la que se repartieron 6.000 raciones

Patatas, pimientos, tomate y pan cateto del día de antes. Ésta es la base de la sopas perotas, plato típico de la localidad de Álora, y en la actualidad una delicatessen culinaria, antaño el plato más común de las familias que habitaban en el campo. Parte importante de la alimentación de una generación que vivió muchas penurias económicas, es además un homenaje a la rica huerta del Guadalhorce. Ayer la localidad volvió a acoger el Día de la Sopa Perota, bajo el lema Álora pone las sopas, tú la cuchara, cumpliendo ya su séptima edición y convirtiéndose en una de las fiestas culinarias más atractivas de la provincia de Málaga.

A lo largo del día se repartieron 1.825 kilos de sopas entre todos los asistentes, el equivalente a unas 6.000 raciones. Para su elaboración se emplearon 75 kilos de pimientos y otros tantos de cebollas; 290 de tomates, 175 de patatas, 70 de espárragos, 280 de pan, 580 litros de agua y 130 de aceite de oliva. Las sopas, por supuesto, iban acompañadas de 170 kilos de aceitunas manzanilla aloreña, con denominación de origen, de las que se ofrecieron también numerosas degustaciones, así como de otros productos típicos de la zona. Fue la Venta los Conejitos la en cargada, como otros años, de elaborar esta gran receta. Aunque a este establecimiento se le sumaron 22 colaboradores, que en esta jornada conforman una ruta de la sopa.

Alrededor de unos 8.000 visitantes, procedentes de todos los puntos de la provincia e incluso de países extranjeros, como Estados Unidos, abarrotaban las calles de la localidad, que vivió una veraniega jornada y en cuyas plazas se sucedieron las actuaciones de verdiales, bailes tradicionales y musicales. Entre ellas, las de la Banda Municipal de Música, la panda de verdiales de Álora, las artistas Sara Martín, María Infante, María Solís y los flamencos El Popi y Pepe Vergara, además de la intervención de la Escuela Municipal de Danza.

Pero la instalación de más de 60 puestos en la Plaza de Fuente Arriba y calles colindantes daba más solera a la fiesta. En ellos los visitantes tenían la oportunidad de elegir un abanico de productos gastronómicos de la zona, como granadas, calabazas, rosquillas, empanadillas aceituna aloreña y elementos de artesanía tradicional como jarrones, figuras y una larga lista de alfarería. También se habilitaron talleres de cerámica y jardinería para los más pequeños, que pudieron aprender distintas técnicas aplicadas en cada uno de estos oficios.

Para facilitar el trasiego de personas en la localidad se fletaron dos autobuses para que los visitantes pudieran dejar sus coches a las afueras y no se produjera ningún tipo de colapso. En los actos no faltaron el presidente de la Diputación, Salvador Pendón, quien estuvo acompañado del alcalde del municipio, José Sánchez, y de una amplia delegación de diputados provinciales. "Este tipo de celebraciones tienen una doble vertiente, ya que, de un lado, se pone en valor la cultura del municipio con la defensa y promoción de la gastronomía local y, de otro, se ofrece la oportunidad de que los malagueños conozcan su provincia", comentó el dirigente provincial.

Todo un referente dentro y fuera de provincia, El Día de la Sopa Perota volvió a no defraudar a nadie, mostrando así a los visitantes, una vez más, el arraigo de ciertas tradiciones culinarias en la comarca, que giran alrededor de rica huerta del Guadalhorce.

1.825

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios