Alquileres por los suelos

Los inquilinos de las viviendas de El Tejar podrán llegar a fin de mes sin tener que apretarse el cinturón. Mientras antes pagaban entre 700 y 800 euros mensuales a sus caseros, ahora sus arrendamientos oscilan entre los 130 y 240 euros, según los dormitorios que tengan las residencias. Unos precios muy llevaderos y difíciles de encontrar en una localidad costera. Esto es posible gracias a la creación de 30 Viviendas de Protección Oficial (VPO) de renta asequible impulsadas por el Ayuntamiento de Fuengirola y la entidad Unicaja, a través de su inmobiliaria Acinipo.

Estos días se cumple un mes desde que los primeros vecinos entraran a vivir en sus nuevas casas, tras ganar el sorteo celebrado el pasado verano entre los solicitantes, que fueron seleccionados atendiendo a las circunstancias económicas, sociales y familiares. Algunos ya han decorado con vistosos muebles las habitaciones de sus viviendas, que se entregaron con las cocinas amuebladas, si bien otros se han decantado por una ornamentación más austera. Es el caso de Antonio y Antonia, un matrimonio de 83 y 80 años, que después de más de medio siglo juntos, han dado con un hogar, según explican, con condiciones de calidad dignas en relación a sus bajas pensiones.

También José Ramón puede respirar más tranquilo desde que paga menos alquiler. Tiene tres niños y su mujer es ama de casa, por lo que viven con su sueldo de vigilante de discoteca. "Llevábamos dos años buscando un precio económico, y por fin lo hemos encontrado", comenta. Por otra parte, José coincidió con el resto de vecinos en que es necesario realizar algunas mejoras en el bloque, que al ser un nuevo edificio presenta ciertas deficiencias, y la incorporación precipitada de los vecinos ha hecho que no haya habido tiempo para subsanarlas. "No recogen la basura porque las islas ecológicas están precintadas; la carretera de acceso, de terrizo, se inunda en cuanto caen dos gotas y los ascensores no funcionan", lamentan los inquilinos.

Desde Unicaja aseguraron que "los vecinos tenían mucho interés en irse a vivir allí, pero conocían que no estaba todo listo". Asimismo, apuntaron que lo que falta ya está marcha: "Se ha encargado un proyecto para realizar el vial y en cuanto se termine de ejecutar una obra para la instalación de telefonía, sufragada por la entidad, la empresa de ascensores accederá a ponerlos en funcionamiento". Este último problema ha llevado al marido de María del Mar, enfermo de la espalda, a no poder salir de casa, ya que viven en el ático y son muchas las escaleras hasta la calle. Esta mujer de 42 años, camarera de piso y con tres niños bromea diciendo que estas Navidades no tendrían "ni para el turrón", ya que su esposo se encuentra ahora parado.

Las mensualidades de los alquileres de Concha y Josefa han subido ligeramente, ya que antes pagaban 127 euros, si bien se alegran de haber cambiado de aires, y de tener un piso de calidad. Antes vivían en calle Los Geranios, en la avenida de Las Salinas, y ambas decidieron solicitar el cambio de residencia para vivir más tranquilas.

Esta actuación se ha materializado a través de un convenio firmado en julio de 2004 entre el Consistorio y Unicaja mediante el cual la administración municipal cedió el derecho de superficie sobre una parcela durante 50 años. La entidad financiera asumió a su cargo la promoción y construcción de 30 viviendas, así como la gestión de los tres bloques creados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios