Amenaza con quemarse contra la eliminación de aparcamientos

  • El hombre fue detenido e imputado por un delito de desorden público grave

A primera hora de la mañana los vecinos de la barriada de Los Santos, en Las Lagunas, volvían a concentrarse ayer en la calle San Mateo para evitar el inicio de las obras de remodelación de la calle que supondría la desaparición de unos 200 aparcamientos. Pero en esta ocasión, la llegada de decenas de efectivos policiales, de la Guardia Civil e incluso la aparición de una grúa con la intención de retirar los vehículos para dar paso a las máquinas llevó a uno de los vecinos afectados a una situación extrema para zanjar el problema.

Después de sacar una garrafa de gasolina de su vehículo, Lázaro Gutiérrez amenazaba con quemarse a lo bonzo si el alcalde de la localidad, Ángel Nozal -que la semana pasada llegó a reunirse con los residentes para aclarar la situación-, no manifestaba por escrito que mantendría en el futuro los aparcamientos existentes seguido de los planos de las obras. "Había que llevar a cabo un plan b y tal y como estaba la cosa pensé que había que actuar de esa manera porque no nos dejaban actuar de otra", comentó el susodicho, imputado por un delito de desorden público grave.

Después de rociar gasolina en el suelo, Lázaro, bastante alterado, se introdujo en el coche con la garrafa de gasolina y un mechero. En el asiento trasero del vehículo le acompañaba otra vecina. "Creía que no iba a llegar a tanto, pero ante la rabia e impotencia de que iban a empezar las obras sin respetar en ningún momento la opinión de los vecinos pené que era la única manera de defenderlo", agregó. Tras hora y media de negociación, accedió a la promesa de que esa misma mañana se convocaría una reunión en el Consistorio con los grupos políticos para ver los informes y estudiar una solución. Lázaro abandonó el coche y acto seguido fue detenido por la benemérita. Mañana tendrá lugar un juicio en un juzgado de Fuengirola.

Durante esta reunión, los representantes del equipo de gobierno comunicaron que las obras se mantendrán paralizadas hasta nuevo aviso con el fin de evitar nuevos sustos. "Hoy lo ha intentado, mañana no lo intenta, mañana lo hace", expresó María Gutiérrez, hija de Lázaro. "No tenía ni idea, si lo llego a saber no lo dejo. Él tiene un temperamento así de fuerte", manifestó Antonio Gutiérrez, hijo.

El proyecto modificado incluye aceras de 1,5 metros al mismo nivel que la calzada, pero permitirá a los residentes invadir la acera y aparcar así a uno de los dos lados de la calle en meses alternos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios