Aprobar a cambio de minutos en el equipo

  • Los jóvenes de la Unión Deportiva Ronda darán una hora de clase previa a los entrenamientos para mejorar su formación

Llegar a ser una estrella del fútbol es el sueño de los miles de niños que se inician en este deporte en las canteras de los diferentes clubes. En esta ambición les suelen seguir muchos padres, que quieren verles vestir la camiseta del equipo de sus amores o de su ciudad. Pero este empeño suele tener daños colaterales pues, en muchas ocasiones, el deporte se antepone a la formación académica y se refleja en forma de suspensos. Otros, simplemente, tienen mayores dificultades para aprender y les cuesta sacar adelante un buen expediente.

Conscientes de que la gran mayoría de estos embriones de futbolistas se quedarán en el camino, los responsables de la Unión Deportiva Ronda han decidido dar un paso para potenciar la formación de sus jugadores. "Mañana puede que alguno pueda jugar en un gran club, pero la gran mayoría tendrán que ser persona", comentaba Carlos Ruiz, presidente del club. Sólo el 3% de los aspirantes consigue tener una vinculación directa con el fútbol profesional.

Desde este club rondeño han puesto en marcha un programa piloto con los 28 jugadores del cadete C, que tienen edades entre 14 y 15 años, y que tres veces en semana acuden una hora antes del entrenamiento a las instalaciones deportivas del El Fuerte, donde les espera una peculiar vuelta a las aulas. Allí todos comparten sus conocimientos y cada uno se encarga de ayudar al compañero en las materias que se le dan mejor.

Los responsables del club explican que los objetivos son inculcar valores como la ayuda entre compañeros, la necesidad del esfuerzo para obtener recompensa, o la solidaridad entre ellos. Además, con el aliciente añadido de que podrán tener más opciones a la hora de salir al terreno de juego. A igualdad de condiciones, aquellos que consigan un mayor progreso en su situación académica disfrutarán de más minutos en el terreno de juego. Un premio que a todos les motiva mucho y que parece que surte efecto. Estos jóvenes parecen haber encontrado en el fútbol una motivación especial para acudir a clase y aplicarse en las mismas. En clase el ambiente es distendido y no dudan en apoyarse unos a otros.

Los responsables del club esperan obtener los resultados deseados, que se han fijado en reducir a la mitad el número de asignaturas suspensas que tienen en el equipo. En estos momentos, el 47% de la plantilla tiene alguna asignatura pendiente tras los exámenes de Navidad. Además, el 42% de estos jóvenes jugadores tendrían más de una asignatura suspensa. "Nosotros únicamente queremos que ellos se lleven una buena formación, que es lo importante en estos momentos, y si el fútbol puede ayudar a ello pues mejor", explicaba Gabriel Pardo, integrante de la directiva de este club rondeño, que únicamente trabaja con equipos de cantera y amateur.

Desde la directiva ya piensan en ampliar la experiencia a otros equipos si se obtienen buenos resultados, para lo que necesitan la colaboración de los padres, algo que en este caso han recibido, además de la felicitación de muchos aficionados, que han visto en la iniciativa otra manera de ver el fútbol lejos de la pura competición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios