El Ayuntamiento y el PSOE se acusan de acoso por el reparto de folletos sobre Martín Serón

  • El PP alude a una actitud "de la kale borroca" y los socialistas dicen que hubo "persecución" de los ediles

La crispación generada en el municipio de Alhaurín el Grande por la detención, el procesamiento judicial, la imputación y la definitiva condena de su alcalde, Juan Martín Serón, se puso ayer de manifiesto tras sendas denuncias de acoso realizadas, de un lado, por el equipo de gobierno del PP, y, de otro, por el PSOE. Con visiones contrapuestas sobre lo ocurrido, en lo único que sí coinciden es en que el motivo de confrontación se encuentra en la decisión de la formación socialista de repartir en la localidad octavillas informando de la condena del regidor, en las que se recoge que Martín Serón fue condenado por exigir 122.000 euros a un empresario por una licencia.

Esta acción impulsada por el PSOE ha degenerado en un choque de mensajes más que evidente. A través de una nota informativa, el Ayuntamiento de Alhaurín precisó que fueron "innumerables" las llamadas recibidas ayer de parte de vecinos "denunciando que personas que dicen ser enviadas por el secretario de Organización del PSOE de Málaga les están soliviantando con insultos". "Incluso hay algún vecino que ha llamado asegurando que recibido empujones y amenazas", reza el escrito municipal.

De acuerdo con esta versión de la historia, los supuestos enviados socialistas iban por el pueblo "insultando" y "repartiendo panfletos, con el único propósito de amedrentar a las personas y de intentar quebrar la paz de la ciudadanía", llegando actitudes que fueron tildadas por el Consistorio "como propias de la kale borroka".

Por el contrario, la visión aportada por los socialistas varía radicalmente. La vicesecretaria general de la formación, Pilar Serrano, denunció que concejales del equipo de gobierno del PP insultaron y acosaron a los repartidores que en los últimos días han estado distribuyendo los mencionados folletos.

Según expuso, han sufrido "una auténtica persecución" por parte de los ediles, "coche incluido", que ha finalizado con la prohibición expresa de la Policía Local para seguir difundiendo la publicidad. "Martín Serón ha convertido Alhaurín el Grande en un auténtico estado de excepción desplegando una campaña permanente de persecución política y policial para intentar acallar las voces en su contra", denuncia el PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios