El Ayuntamiento no celebrará ningún acto en los hoteles que estén en conflicto laboral

Los protagonistas del Pleno ordinario celebrado ayer en Marbella fueron los empleados del sector hotelero de la localidad, especialmente aquellos que, como el hotel Los Monteros (en la situación más precaria) o Puente Romano e Incosol, se encuentran en situación de conflicto casi irresoluble o bien atraviesan procesos de regulación temporal de empleo, o con cierres invernales. Mientras que en el salón de plenos se aprobaban tres mociones a su favor, a las puertas del Consistorio un centenar de trabajadores protestaban por su situación.

El Ayuntamiento, por su parte, aprobó por unanimidad una moción de apoyo a los trabajadores del sector turístico que recoge que el Consistorio no celebrará actos en establecimientos donde existen conflictos laborales. Según explicó el concejal de Izquierda Unida, grupo que presentó la propuesta, "la Corporación local no puede estar al margen de esta situación y polémica existente".

Así, el primero de los acuerdos prevé que el Consistorio marbellí exprese su apoyo a los trabajadores en sus reivindicaciones de defensa de sus puestos de trabajo y del cumplimiento de la legalidad laboral vigente. Además, se solicita que ninguna institución pública conceda subvención o ayuda alguna a aquellas empresas regidas por propietarios que no cumplan con la legislación laboral y que incumplan los acuerdos pactados con los trabajadores. También se acordó que el Consistorio no celebrará ningún acto en establecimientos inmersos en conflictos laborales.

Asimismo se aprobó (con los votos en contra del PSOE) reclamar a la Junta de Andalucía la creación "urgente" de seis nuevos juzgados en la ciudad, tres de Primera Instancia, dos de Instrucción y uno de Familia con un grupo psicosocial adscrito. No en vano, la primera teniente de alcalde, María Francisca Caracuel, apuntó que el propio Tribunal Superior de Justicia de Andalucía estimó que harían falta en la ciudad el doble de juzgados, "a lo que la Junta ha respondido tan sólo con la creación prevista de uno de Primera Instancia que, además, nacerá sacrificando la apertura de otro de Familia".

El Ayuntamiento dio luz verde, además, a la propuesta para la implantación del servicio de estacionamiento limitado y controlado de vehículos en la vía pública (zona azul) que "potenciará el comercio en el centro de la ciudad". Sin embargo, el PSOE e IU votaron en contra por el perjuicio que conllevará para los vecinos de las zonas afectadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios