CCOO convoca una huelga en el servicio de basuras de Benalmádena

  • El paro está convocado entre el 5 y el 7 de enero por discrepancias con la empresa GSC que gestiona la recogida · El principal punto de fricción es la bajada salarial

El año comienza envuelto en polémica en Benalmádena. El sindicato CCOO anunció ayer que se ha convocado una huelga del servicio de recogida de basuras que tendrá lugar del 5 al 7 de enero. De esta manera los trabajadores de GSC, empresa que se encarga de gestionar este tipo de servicios en el municipio, pretenden exigir a la patronal que asuma los compromisos adquiridos en los últimos años y a que cumpla los acuerdos. En este sentido, el presidente del comité de empresa, Javier Faz, indicó que los principales puntos en discordia entre los empleados y la patronal están relacionados con los salarios y la bolsa de empleo. El presidente detalló que la empresa ha puesto sobre la mesa una congelación del 25% del salario cada vez que el Ayuntamiento benalmadense no abone al menos el 50% de las facturas, una situación que considera injusta. A esta congelación se sumaría la decisión de disminuir un 5% el sueldo dentro de seis meses si la administración local no abona parte de la deuda que mantiene con la entidad, la cual, según el presidente del comité, podría alcanzar unos 20 millones de euros. "Esta merma salarial no está justificada puesto que el Ayuntamiento ha subido la tasa de basuras de la localidad en un 300%", criticó el sindicalista.

En cuanto a la bolsa de trabajo, Faz señaló que los trabajadores pretenden que ésta se mantenga, pues fue pactada con la empresa hace más de un año. Al respecto, el presidente denunció que se ha detectado la incorporación de trabajadores que no se encuentran incluidos dentro de esta bolsa, a pesar de que en ella hay personal que lleva unos seis años en lista. "Hemos comprobado que algunos trabajadores nuevos han realizados unas horas extras desproporcionadas, unas setenta en apenas seis meses", aseveró el portavoz, al tiempo que adelantó que lucharán por la reincorporación de un empleado que fue recientemente despedido por, supuestamente, asistir a una asamblea sindical.

El servicio de recogida de podas también es otro punto discordante. Faz asegura que GSC ha subcontratado esta labor a otra empresa, a pesar de que ésta era desarrollada por el personal de más edad o por aquellos empleados que presentan algún tipo de discapacidad. También informó que no están dispuestos a que los 80 empleados que ahora mismo mantiene la empresa en Benalmádena paguen con sus salarios las sanciones de tráfico que se interpongan por no contar con la pertinente documentación de los vehículos que no han pasado la ITV o carecen de un seguro en vigor. Desde el Ayuntamiento no se ha querido por el momento valorar la situación a la espera del resultado de las reuniones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios