Circular en dirección prohibida

  • Los vecinos de los Molinos del Tajo cuentan con los dos accesos a sus viviendas casi impracticables · Reclaman actuaciones provisionales para no quedarse aislados

Llegar hasta los Molinos del Tajo se ha convertido en una odisea diaria para los vecinos de este paraje, que se encuentra a los pies Ronda, y al que se accede por un carril que tiene que sortear el río Guadalevín o pasar por el conocido como puerto de la Muela. Por ambos puntos existen diversos problemas provocados por las abundantes lluvias que no dejan de caer desde hace casi 3 meses en la Serranía de Ronda. Incluso, la Policía Local ha procedido a prohibir la circulación por el puente que salva el cauce del río Gadalevín, debido al peligro de derrumbe que existe, al haber quedado hueco buena parte de uno de los puntos de apoyo sobre el terreno. A pesar de ello, algunos vecinos se van obligados a saltarse las señalizaciones y correr este riesgo o el ser sancionados si son detectados por los agentes, al no contar con vehículos todo terreno que les permitan salvar los obstáculos que encuentran por el acceso alternativo. Aseguran en un escrito de protesta que de lo contrario no podrían acceder a sus viviendas, acudir a Ronda a realizar compras, ir a sus puestos de trabajo o llevar a sus hijos al colegio.

Mientras tanto, el camino alternativo se ha convertido en una prueba de obstáculos digna de cualquier rally, donde hay que sortear baches, charcos, zonas onduladas y hundidas o zonas completamente cubiertas por barro que ha cubierto la totalidad del carril. Además, un desprendimiento en pleno puerto de montaña ha dejado reducido a la mínima expresión el carril, corriendo el riesgo de que quede definitivamente cortado si hay un segundo corrimiento de tierras. "Lo único que nos va a quedar es que salir en helicóptero o que nos tiren la comida desde el Tajo", se quejaba Antonia, mientras reclamaba un arreglo urgente de alguna de las dos entradas que existen. Aseguran que se encuentran en una situación "desesperada" y acusan al Ayuntamiento de no tomar "ninguna medida" para poner una solución provisional al problema que están padeciendo. Por ello, han decidido remitir una carta de queja a diferentes grupos políticos, a la que se han añadido casi 200 firmas de solidaridad para reclamar una intervención provisional.

"Entendemos que ahora no se puede hacer nada definitivo, pero lo único que pedimos es que retiren el barro o apuntalen el puente para que no sea peligroso pasar", explicaba una de las vecinas, que también se quejaba de que los servicios médicos han tenido que dejar de acudir para atender a algunos enfermos ante la imposibilidad de acceder con sus ambulancias. De momento, el Ayuntamiento ha anunciado que en las próximas semanas realizará un plan de actuaciones en los puntos que mayor riesgo de incomunicación presentan, aunque siguen insistiendo en que actuar con las actuales condiciones meteorológicas no es viable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios