Declaran en el caso por el brote de legionela las empresas responsables del club de hielo

  • Indican que el mantenimiento de la torre de refrigeración de la pista correspondió a una firma externa

El Juzgado de Instrucción número 2 de Torremolinos citó ayer a declarar como imputados a los representantes legales de la unión temporal de empresas (UTE) del Club de Hielo de Benalmádena, formada por las empresas Neosport y Gecosol Wellness, dentro del proceso judicial que se lleva a cabo por el brote de legionela detectado en esta instalación deportiva y que causó tres fallecidos y casi una veintena de afectados.

Fuentes cercanas al proceso aseguraron que en su declaración la UTE explicó que el mantenimiento de la torre de refrigeración causante del brote fue realizado "por una empresa externa". A esta misma comparecencia también asistió la representante legal de la Asociación Defensor del Paciente, Mercedes Ortega, cuya organización agrupa a la mayoría de los damnificados.

A lo largo del año pasado alrededor de una treintena de personas prestaron declaración ante el juez y se espera que la ronda de declaraciones previas al juicio continúe con representantes de la gerencia, aunque aún no se ha confirmado oficialmente.

Los primeros casos de legionela se detectaron en junio de 2007 y, tras la clausura de la instalación, que según se anunció no contaba con la licencia de apertura en firme, la pista abrió de nuevo sus puertas en octubre del 2008 con una torre de refrigeración nueva que garantiza que no reaparezca ningún brote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios