Denuncian el mal estado de la cueva del Toro

  • Pintadas, sillas, hamacas, colchonetas y preservativos se acumulan en el interior de la cavidad

Pese a que el Ayuntamiento de Torremolinos cerró el acceso al público hace dos años como medida de seguridad y debido al estado en el que se encontraba, recientemente se han producido nuevos actos vandálicos en la cueva del Toro. Un agujero en la boca de acceso a la cavidad permite la entrada a la misma. No obstante, y lejos de su conservación, el interior de la cueva deja que desear. Carlos Rodríguez, técnico de actividades deportivas en la montaña y aficionado a la espeleología, criticó que la cueva se encuentra en un estado "nefasto". Desde numerosos grafitis en las formaciones de la misma, entre ellas aquella con forma de toro que da nombre a la cueva, hasta basura son algunas de las sorpresas que los interesados en la materia se encuentran en el interior de la misma. "La cueva está llena de basura, desde sillas, colchonetas o incluso hamacas de playa, hasta preservativos, es un picadero", manifestó Rodríguez.

La cueva del Toro, que se encuentra aproximadamente a un kilómetro del área recreativa Pinares de los Manantiales, detrás del parque acuático Aquapark, tiene unos 185 metros de desarrollo. Según explica Rodríguez, la boca de acceso da a una pequeña sala desde la que discurren un par de túneles hasta un espacio mucho mayor que el anterior donde en años anteriores se han producido algunos percances, por lo que pone de manifiesto la seguridad para acceder a ciertas partes de la misma. "El acceso a la primera sala es fácil, mientras que a partir de cierto punto las piedras resbalan y hay partes en las que debemos utilizar una cuerda y material espeleológico para avanzar y volver a subir ya que hay un desnivel que hace que sea complicado escalar", explicó.

Al mismo tiempo, Rodríguez puso de manifiesto el interés de la cueva, que cuenta con numerosas formaciones. "Más espeleólogos se han encontrado pinturas, las cuales se taparon para que no se estropearan, ya que con el paso del tiempo y el paso de la gente se han deteriorado", comentó. Insistió, además, en que "la cueva debería estar abierta, pese a que lamentablemente ahora no está en el estado en el que debería, ya que los aficionados a este deporte no tenemos la oportunidad de seguir teniendo acceso a estas cuevas".

Desde el Consistorio, manifestaron que se procederá en su momento a inspeccionar nuevamente la zona. Hace dos años, la administración local limpió los grafitis que se encontraban en el interior de la cueva y retiró la basura acumulada en la misma antes de proceder, finalmente, a cerrarla para impedir su acceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios