Desalojan a vecinos del Pleno por protestar contra una gasolinera

  • El colectivo asegura que le ha requerido en varias ocasiones una reunión al alalde

Lo que empezó siendo un Pleno meramente económico en Estepona terminó ayer con el desalojo de los vecinos que acudieron como público a la sesión. Tras aprobarse los presupuestos de 2014 y agotarse todos los puntos contemplados en el orden del día, los partidos en la oposición, PSOE y CIE, llevaron a Asuntos Urgentes y Ruegos y Preguntas sendas propuestas solicitando al equipo de gobierno que evitara la construcción de una gasolinera a escasos metros de un bloque de viviendas en la zona de Huerta Nueva.

El equipo de gobierno votó en contra de la urgencia de estas peticiones por lo que ni siquiera llegaron a debatirse lo que caldeó los ánimos de los vecinos que ven como después de más de siete años se reactiva el expediente que se paralizó en 2005, momento en el que se acordó cambiar el uso industrial de la parcela de modo que se construyeran viviendas en ese terreno en lugar de una estación de servicio.

Después de la explicación que dio a la oposición el alcalde, José María García, que no convenció a ninguno de los afectados, estos comenzaron a increparle por lo que el regidor ordenó al público que abandonara el salón de plenos tras dar por concluida la sesión.

Finalmente, fueron agentes de la Policía Local los que escoltaron a los vecinos hasta la puerta del Palacio de Congresos e incluso identificaron a algunos de los que se quedaron más rezagados al tiempo que se solicitaba a los afectados que pidieran cita con la alcaldía para abordar la cuestión.

Los vecinos, por su parte, aseguraron que han requerido en varias ocasiones una reunión con el regidor "sin que nos hayan hecho ni caso mientras vemos como nos van a poner una gasolinera a un metro y medio de mi balcón con el riesgo que esto conlleva para la salud, especialmente la de los más pequeños", señalaba una de las vecinas. Con el público ya en la calle, el pleno se constituyó en Junta General de las sociedades municipales para abordar la culminación del proceso de liquidación de siete empresas públicas que arrastraban una deuda superior a los 78 millones de euros. La Junta se inició pero nada más empezar los miembros de PSOE y CIE abandonaron la sala en señal de protesta ante el desalojo de los vecinos.

Así pues, la Junta General se celebró en menos de un minuto, tras lo cual el edil de Hacienda, Manuel Aguilar, anunció que se adoptarán medidas legales contra los anteriores administradores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios