Desarticulan una banda dedicada al robo de cobre en varios municipios y detienen a ocho personas

  • Se han esclarecido más de una veintena de robos, incautándose más de 100 kilogramos de ese material.

Agentes de la Guardia Civil de Alhaurín de la Torre han detenido, dentro de la denominada 'Operación Donald', a ocho personas que residían en distintas localidades del Valle del Guadalhorce por su pertenencia a una banda que se dedicaba a robar cobre por toda la provincia malagueña.

Debido al aumento de los robos de ese material en la provincia, se intensificaron la vigilancia para prevenir y localizar a sus autores. Fruto de ello, a finales del pasado año, una patrulla interceptó una furgoneta cargada de cobre limpio y listo para su comercialización, lo que llevó a los agentes a iniciar la investigación.

Localizados los individuos se pudo comprobar cómo siete de los detenidos estaban organizados en una banda estructurada con las funciones claramente definidas entre ellos y que tenían varios "nidos" -lugar donde guardaban y limpiaban las bobinas de cobre- repartidos por la provincia, han informado desde la Guardia Civil.

La banda era muy activa, ya que salían a cometer robos de cobre todas las noches, llegando a hurtar incluso en tres ocasiones en el mismo lugar, y si por algún motivo no podía robar este material, no dudaban en asaltar viviendas, según han precisado.

El lugar preferido para cometer estos delitos eran los centros de transformación eléctrica, no teniendo reparo alguno en causar apagones de luz en urbanizaciones enteras, con los graves quebrantos que ello conlleva a ciudadanos, empresas suministradoras y ayuntamientos. Incluso esparcían el aceite refrigerante que hay en el interior de estos centros, los cuales son altamente contaminantes, por los alrededores de éstas.

El material de todos sus robos tenían siempre el mismo destino, una chatarrería de Málaga, por lo que los investigadores centraron parte de la vigilancia en este local y llegaron a comprobar que el responsable de esta empresa compraba todo el cobre limpio -el cual carece de elementos identificadores de su procedencia-, pero también compraba materiales sustraídos que sí poseían estas identificaciones, lo que llevó a su detención.

Con esta operación, además de los ocho detenidos, se han esclarecido más de una veintena de robos en estaciones eléctricas y varios en viviendas, se han realizado tres registros domiciliarios y una inspección en la chatarrería, incautando más de 100 kilogramos de cobre limpio y dispuesto para su comercialización, además de otros efectos sustraídos.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios