Detenido un inspector de Consumo por lucrarse con las reclamaciones

  • Las investigaciones se iniciaron tras unas escuchas en las que aparecía el funcionario · Otras dos personas fueron arrestadas por falsedad de documentos

Un inspector de la Delegación de Consumo del Ayuntamiento de Marbella fue ayer detenido acusado de haber utilizado, presuntamente, su puesto para obtener beneficios personales. El individuo, contratado desde hace varios años como personal laboral por la Gerencia de Obras, fue detenido antes de llegar al edificio Cantarranas, lugar donde se encuentra ubicada la Delegación de Vía Pública y Consumo. Supuestamente se habría lucrado a través de las hojas de reclamaciones, en cuya trama estarían implicados otros dos detenidos por falsedad de documento público.

Según fuentes próximas al caso, la Policía Nacional habría interceptado unas conversaciones telefónicas en las que el detenido parecía "aprovecharse" de su situación en el Consistorio. Irregularidad que presuntamente cometía a través de las hojas de reclamaciones de los negocios que inspeccionaba.

En esta misma operación, desarrollada conjuntamente por la Policía Local de Marbella y la Nacional, también han sido detenidas otras dos personas, ajenas al Ayuntamiento, por supuestas falsificación de documento público.

El empleado municipal, que se dedica a la inspección de establecimientos públicos, fue trasladado ayer por la Policía hasta el edificio Cantarranas para que estuviese presente en el registro de su mesa de trabajo. Esto sucedía pasadas las tres de la tarde, cuando el inmueble se encontraba prácticamente vacío.

Las mismas fuentes señalaron que no hay constancia de que el trabajador hubiese protagonizado hechos similares en el pasado, aunque apuntaron que siempre estuvo muy vinculado a los equipos de gobierno del GIL. No obstante, otras fuentes destacaron que diversos inspectores del municipio ocupan su puesto sin tener la cualificación de funcionario, ya que supuestamente fueron incluidos en plantilla irregularmente "y el actual equipo de Gobierno no ha dado marcha atrás".

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, Óscar Pérez, que se encarga del caso, no tomó declaración ayer al inspector de Consumo, por lo que permaneció detenido en los calabozos de la Comisaría de Marbella.

Tras conocerse la noticia, la alcaldesa, Ángeles Muñoz (PP), anunció que actuará con "contundencia" contra este trabajador si se confirman las sospechas de los investigadores. En ese sentido, aseguró que será suspendido de empleo y sueldo si queda imputado tras prestar declaración ante el magistrado que instruye la causa. De momento, el Consistorio ha abierto un expediente disciplinario a la espera del auto judicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios