Exigen medidas de protección para las aves por un tendido eléctrico

  • El pasado 7 de enero un buitre leonado murió electrocutado en el término municipal

La alcaldesa del Ayuntamiento de Casares, Antonia Morera, ha remitido un escrito a la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para que exija a Endesa la señalización del tendido eléctrico del entorno de Sierra Crestellina con salvapájaros -espirales de colores llamativos, principalmente naranjas, que alertan a las aves de los cables-, así como el aislamiento de apoyos en postes y centros de transformación.

La petición ha sido realizada tras una denuncia del grupo ecologista Silvema por la muerte por electrocución de un buitre leonado en el citado paraje el pasado 7 de enero. Un incidente que no es la primera vez que ocurre en el Paraje Natural Sierra Crestellina, catalogado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y recientemente declarada como Zona Especial de Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000. "Desgraciadamente, por cada uno que nos encontramos realmente mueren muchos más", expresó, por su parte, José Manuel Arnal, miembro de Silvema.

Y es que lamentablemente es poco frecuente que haya testigos de estos hechos, pues "muchas veces los cadáveres son arrastrados por animales que pasan por allí, con lo que la mayoría de los casos pasan inadvertidos", explicó. En esta ocasión, fue gracias al aviso de un vecino, quien dio la voz de alarma al observar como un bando de buitres remontaba el vuelo en espiral peligrosamente cerca de un tendido eléctrico de alta tensión "hasta que uno de ellos se acercó al tendido en su vuelo de remonte por la ladera, produciéndose un gran resplandor y un sordo chasquido. Cuando llegamos al lugar pudimos comprobar lo que nos temíamos, el ave había muerto en el acto y se encontraba justo debajo de los cables del tendido eléctrico".

Si bien en este caso el buitre no había muerto por electrocución en un apoyo, lo más frecuente, ni por la colisión directa contra uno de los cables, sino que había hecho contacto con dos de los cables -este presentaba quemaduras en su cuerpo-, el colectivo exige que se retomen campañas de aislamiento para evitar nuevos casos. Así, ponen de manifiesto que la colisión de aves con tendidos eléctricos puede mitigarse en gran medida con una buena selección previa del emplazamiento de los tendidos y la correcta señalización de estos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios