Farmacéuticos se acogerán a la objeción para no vender la píldora del día después

  • Los servicios de urgencia de los centros de salud y el propio hospital la seguirán suministrando de forma gratuita

La venta de la píldora del día después en las farmacias de sin receta médica puede que no evite que las mujeres rondeñas que deseen hacer uso de la misma tengan que pasar por los centros de salud. Y es que existe confusión entre los farmacéuticos de la ciudad sobre el suministro de la misma.

De momento, una de las farmacias ya ha decidido no vender la polémica píldora, mientras otras dos la tienen en sus almacenes, pero anuncian su intención de acogerse a la objeción, a lo que se unen otras dos que únicamente las dispensan con receta médica.

El problema se originaría durante las horas de guardia porque la ciudad del Tajo únicamente cuenta con una abierta las 24 horas, que se va rotando entre los 14 despachos farmacéuticos que existen en la ciudad, y que hará inevitable que en alguna ocasión coincida con aquellos que no tienen este medicamento.

Por el momento, los servicios de urgencias de los centros de salud y del propio hospital seguirán suministrando de forma gratuita la píldora a las mujeres que la soliciten, aunque deberán rellenar el correspondiente cuestionario antes de su recogida. En cuanto a las recetas médicas, hasta el momento se hacían ante la imposibilidad de vender la píldora en las farmacias sin la misma, por lo que ahora ya no existe esa necesidad por parte de los médicos, según indican fuentes del Área Sanitaria, lo que haría imposible el poder adquirir la píldora en las dos farmacias rondeñas que la exigen para su venta.

Hasta ahora no se ha producido ningún problema porque una de las farmacias que pone reparos a la venta de esta píldora ha decidido venderla en caso de que sea solicitada durante las horas de guardia a la espera de una próxima reunión con los responsables del colegio de Farmacéuticos, lo que podría hacer cambiar la situación a partir del próximo lunes.

En Málaga, los farmacéuticos también barajan aconsejar a sus colegiados que no la dispensen a menores de 16 años. El colectivo también reivindicaba que, dado que ya no quedará constancia del consumo de esta píldora en la historia clínica de la paciente, las farmacias sí puedan llevar un control del número de veces que la ha tomado. Un seguimiento que podría hacerse gracias a la receta electrónica, siempre que lo autorice la administración sanitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios