El Guadalhorce abre una línea de cooperación caprina con Francia

  • El objetivo es aumentar el consumo de queso artesanal de cabra, que tiene cualidades nutricionales "bastante interesantes" y dárselo a conocer a los ciudadanos

El Valle del Guadalhorce y la región francesa de Mellois (Poitou-Charentes), ubicada en el área metropolitana de Poitiers, trabajan en un proyecto de cooperación con el que se pretende poner en valor la producción derivada del sector caprino y aumentar la transformación de leche de cabra en la provincia. Con este proyecto, que se encuentra en fase de redacción y concreción de las acciones a realizar, se unen dos zonas con gran censo de ganado caprino, concretamente Málaga se sitúa como la segunda provincia andaluza con mayor número de cabras, más de 250.000 cabezas de ganado, según ha explicado Margarita Jiménez, ingeniera agrónoma del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) Valle del Guadalhorce.

Así, y para ir estableciendo las bases de esta iniciativa, varios miembros de la Federación Regional de Sindicatos Caprinos Franceses (Fresyca) han visitado el Valle del Guadalhorce y la provincia para conocer la estructura del sector ganadero y de las queserías y ver su funcionamiento y organización. En concreto, han podido conocer el sistema de informatización de la gestión de las queserías, la modernización de las explotaciones con la instalación de salas de ordeño o el trabajo que está desarrollando la Asociación pro Denominación de Origen Quesos de Málaga en la promoción y certificación del queso fresco Málaga. En definitiva, se han comenzado a concretar las líneas en las que pueden establecer acciones de cooperación.

Según ha explicado Jiménez, la cooperación se va a centrar en el intercambio de información y práctica de valorización de los productos derivados de la ganadería caprina, principalmente el queso y la carne de chivo. Sin embargo, también se estudia establecer un observatorio de precios. Se trataría de establecer un intercambio de información entre ganaderos de ambas regiones sobre el precio de la leche de cabra que en cada momento se está pagando en cada territorio. De esta forma, se equipararían los precios y, a la vez, se conseguiría un sistema de comercialización "más transparente".

El intercambio de técnicas de formación relacionadas con la elaboración es otro de los aspectos que se propone dentro del proyecto, dado que los métodos empleados por ambos son distintas: mientras ellos trabajan principalmente con fermentación láctea, en Málaga utilizan la coagulación enzimática. La idea sería que técnicos malagueños impartiesen cursos en Francia y viceversa. Además del intercambio de formación técnicas, y con el objetivo de poner en valor las producciones, se plantea la creación de un recetario, en ambos idiomas, con platos en los que los quesos españoles y franceses sean los protagonistas. También se estudia la realización de jornadas gastronómicas. Con esta acciones, el proyecto, que se desarrollará durante 2012 y que tendrá repercusión en toda la provincia de Málaga, pretende aumentar el consumo de queso artesanal de cabra, que tiene cualidades nutricionales "bastantes más interesantes" que otros tipos de quesos, y dárselo a conocer a los ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios