Investigan a un jefe policial por esconder denuncias de tráfico

  • Francisco Javier Martín y Rafael del Pozo, así como el agente que denunció el caso en julio de 2007, están imputados por ocultar los informes de atestados

El inspector Francisco Javier Martín, uno de los principales mandos de la Policía Local de Marbella, está siendo investigado por un juez por ocultar y sacar de dependencias policiales tres atestados de tráfico. El mando ha sido promocionado este año, además de gestionar en el cuerpo el área de las denuncias de tráfico, también es el responsable de la Escuela de Policía Local y el grupo de policía de paisano.

La supuesta sustracción se realizó el mismo día en el que la Policía registró la jefatura policial de Marbella, el 30 de marzo de 2006, aunque el caso no fue denunciado hasta julio del año pasado, según publicó ayer El País. El caso lo lleva el juzgado de Instrucción número 4 de Marbella, donde mañana está citado a declarar el ex jefe de la Policía Local, Rafael del Pozo, también imputado por ser el mando del cuerpo cuando desaparecieron los documentos. Además, tendrán que acudir los tres policías que participaron en los atestados.

Una de las denuncias, por delito contra la seguridad del tráfico, está a nombre de Diego Arrabal, fotógrafo colaborador de programas del corazón y, otra, a Borja Fraile, que conducía con la tasa de alcohol por encima de la permitida legalmente, hijo de un empresario amigo del fallecido Jesús Gil. La última se debe a la circulación indebida con un ciclomotor al estar el vehículo dado de baja a nombre de Ana Lima.

Según Carlos Rubio, coordinador de Personal, cuando se denunció el caso (por parte de otro Policía Local) se abrió un expediente disciplinario grave a Francisco Javier Martín y Rafael del Pozo, pero también al denunciante, porque las versiones recabadas en la investigación interna fueron muy diferentes. El denunciante ya ha declarado ante el juez y, según su versión, Martín le entregó un sobre cerrado cuando la policía registraba la jefatura por el caso Malaya y le pidió que se lo llevara luego. Pero nunca lo recogió y cuando lo encontró en julio pasado, descubrió los tres informes y lo denunció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios