La Junta sigue sin darle una solución a La Fonda

  • La plantilla esperaba cobrar ayer, pero la falta de un documento volvió a retrasar el proceso

Una nueva fecha incumplida en el caso de las Escuelas de Hostelería de Málaga y Benalmádena. Los trabajadores de La Fonda esperaban cobrar ayer las ocho nóminas atrasadas y poder normalizar la situación del centro, sin formación desde el pasado verano. Sin embargo, la falta de un documento volvió a retrasar el proceso y el problema se sigue agravando sin una fecha prevista de solución. La Junta de Andalucía no ha querido comprometerse con la plantilla en un nuevo plazo, pero el director general de Formación Profesional de la Consejería de Educación, Manuel Jesús García, aseguró ayer a los profesionales que prevé subsanar la falta de dicha documentación en los próximos días para que el expediente quede resuelto esta semana.

Pero entre los trabajadores de La Fonda reina el desánimo y el escepticismo. "Estamos desanimados, necesitamos cobrar, no es un capricho, no es una pataleta que nos ha dado, es que necesitamos el ingreso para pagar nuestras deudas", explicaba ayer Carmen Sánchez, representante de los trabajadores. Aunque con palabras tranquilizadoras y con el compromiso de una resolución a corto plazo, la reunión con el director general de Formación Profesional simplemente sirvió para confirmar lo que ya se temían, más dilación en un proceso que se están convirtiendo en una pesadilla.

El 2 de febrero iniciaron un encierro en las dependencias de la escuela que dieron por concluido cuatro días después ante las promesas de la Consejería de Educación de que a mediados de mes estarían sus nóminas ingresadas. Ahora, se sienten hastiados. "Estamos esperando, no nos queda otra cosa, pero tenemos que cubrir unas necesidades básicas y parece que no van a reaccionar hasta que a una persona le falte su vivienda", señala Sánchez.

Esta situación afecta especialmente a la plantilla, sin cobrar desde el mes de junio, pero también a los estudiantes. La docena de alumnos de cocina de segundo curso tienen su formación paralizada a la espera de que se reanuden las clases en La Fonda. La Cónsula, por su parte, continúa sin servicio de limpieza, sin prácticas y sin poder abrir el restaurante desde la vuelta de Navidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios