La Junta dice que la siniestralidad laboral ha bajado un 11% en Málaga

  • El consejero de Empleo asegura que en Andalucía se invierten 14 de euros por persona activa en prevención de riesgos

Comentarios 5

Los accidentes laborales han disminuido 11% en la provincia de Málaga en los que va de año. Así lo avanzó ayer el consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manuel Recio, en Alhaurín de la Torre durante una visita a los trabajos de restauración que se están realizando en la cantera de Taralpe.

Unos datos que son aún más positivos en lo referente a los accidentes mortales, que en el este balance global de la siniestralidad laboral en Málaga disminuyeron un 14,2%, así como en los graves, que registraron una bajada aún mayor, del 27%.

Recio aseguró que estas cifras positivas, recogidas hasta el mes de agosto, son un reflejo del buen trabajo que están realizando todas las partes implicadas en la reducción de la siniestralidad, aunque añadió que "no nos hacen felices, porque no dejaremos de trabajar hasta que la siniestralidad sea cero".

En este sentido, el consejero destacó que en Andalucía se invierten en prevención de riesgos más de 14 euros por persona activa, una cantidad sensiblemente mayor a lo que se invierten en otras comunidades autónomas como Madrid, donde el gasto es de ocho euros por trabajador.

El anuncio del descenso de los accidentes en la provincia por parte de la Junta tuvo ayer un buen escenario, ya que la empresa Financiera y Minera del grupo Italcementi, propietaria de la cantera de Taralpe y responsable de la restauración, ha recibido el premio otorgado por la Fundación de Prevención de Riesgos Laborales a nivel nacional.

El consejero aprovechó la visita para felicitar a la entidad por las prácticas de seguridad laboral implantadas y principalmente por las de formación de los trabajadores.

Además de este reconocimiento en materia laboral, la empresa responsable de la cantera Taralpe también ha sido premiada por la gestión medioambiental realizada desde que en el año 2007 comenzaron las labores de restauración de esta zona de sierra afectada por las tareas de extracción de áridos. Este plan para devolver el entorno a su estado originario de bosque mediterráneo se compone de diferentes etapas que incluyen la estabilización de taludes, la preparación del terreno para la futura acogida de la vegetación y la plantación de especies vegetales autóctonas. Actualmente ya se ha concluido la plantación de 800 árboles autóctonos y más de 1.600 unidades de matorral bajo y arbustos, así como la instalación de un sistema de riego por goteo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios