La Legión vuelve a suelo iraquí

  • Unos treinta militares rondeños integran el contigente que vuela hoy desde Almería La misión se encargará de formar a tropas de ese país

A la segunda fue la vencida. Tras aplazarse de forma repentina el vuelo que debía llevar a Irak al primer contingente de legionarios el pasado miércoles, lo que provocó que también se suspendiera la salida de los legionarios rondeños desde el acuartelamiento General Gabeiras, finalmente lo hicieron ayer tras solventarse los problemas con los vuelos que habían surgido. Unos problemas que el Ministerio de Defensa calificó en una nota como "logísticos".

Una treintena de efectivos se formaron en el patio de armas de la base rondeña para ser despedidos por sus mandos y por la alcaldesa de la ciudad, María de la Paz Fernández, que se desplazó a las instalaciones militares para desearles una buena misión, al tiempo que les transmitía ánimo para llevar adelante el trabajo que le había sido encomendada por parte del Gobierno español, dentro de la colaboración que España realizará junto a otros países para contribuir a formar a las tropas del ejército iraquí en su luchan contra los yihadistas que han ocupado parte del país árabe, llegando a amenazar en algunos momentos la seguridad de la capital, Bagdad.

Fernández, también dijo sentirse "orgullosa" de ser una ciudad que acoge a la Legión, un cuerpo con el que los rondeños se sienten especialmente vinculados, al tiempo que se comprometía a "cuidar" a las familias de los legionarios que se quedan en Ronda. Durante el acto de despedida también se recordó a las familias que dejan aquí los militares rondeños, que contarán con el apoyo de la Legión, al tiempo que se expresó el deseo de que todos los efectivos vuelvan a casa sin ningún tipo de incidente.

Los legionarios rondeños no estarán solos en la misión, ya que también está previsto que forme parte de la misma otros 100 efectivos de la Legión con base en el acuartelamiento de Viator (Almería). A ellos se podrían unir otros 100 militares de diferentes unidades del Ejército situadas en diferentes puntos de España, hasta completar un contingente de unos 300 militares. Además, al mando del contingente español estará el nuevo coronel Tercio Alejandro Farnesio IV de la Legión, Julio Salom. Estarán situados en una base próxima a Bagdad y junto al aeropuerto, zona en la que se encuentran los equipos de operaciones especiales para formar al ejército de aquel país.

No obstante, según Defensa, el vuelo que partirá hoy a las 12:00 horas desde el aeropuerto de Almería, estarán compuesto por unos 80 militares, que serán los que partan con destino al teatro de operaciones que les ha sido asignado por el contingente internacional. A ellos deberá unirse una segunda dotación del contingente, aunque todavía no se ha fijado la fecha en la que serán realizados los vuelos para transportar al resto de los militares españoles, la mayoría de ellos legionarios.

Los soldados españoles se ubicarán en el centro de instrucción de Besmaya, situado a unos 10 kilómetros de Bagdad, y en el centro de operaciones especiales que se ubica junto al aeropuerto internacional de la capital. En la misión también participarán expertos alemanes, holandeses, noruegos, franceses y australianos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios