Liquidación por cierre

  • La migración de las grandes firmas a los centros comerciales y el cierre de sucursales bancarias cambian el paisaje para el negocio en Ricardo Soriano

La que en otro momento fuera una de las vías comerciales de referencia del país se encuentra ahora mismo jalonada de locales vacíos y negocios cerrados. Y es que la nefasta situación por la que atraviesa el sector en esta zona ha obligado a no pocos propietarios a colgar el cartel de se vende o se alquila. El último letrero de liquidación por cierre en uno de los locales del corazón de Marbella pone de manifiesto que desde la migración de las grandes marcas hacia los centros comerciales donde el flujo de público está asegurado no hay oportunidad para el negocio en Ricardo Soriano.

Pero pese al paisaje desolador que actualmente presenta la avenida, la llegada de dos gimnasios low cost y la nueva oficina del Patronato de Recaudación parecen contrarrestar las continuas idas y venidas de comercios en la zona. "En uno de los locales vacíos hay un grupo inmobiliario que está a punto de abrir sus puertas, y antes de Navidad abrieron una tienda especializada en juegos didácticos, también otra especializada en personas mayores, y un salón de belleza", añadió, por su parte, Maribel Notario, secretaria y portavoz de la Asociación de Vecinos y Comerciantes El Calvario-Huerta Belón. Sin embargo, el portavoz del grupo socialista, José Bernal, cifra en más de 60 los locales vacíos en esta vía.

El principal problema no parece ser otro que el precio de los alquileres. "Llevamos varios años intentando llegar a un pacto con los propietarios de los locales para hacer contratos más bajos revisables a uno o dos años en función de la situación", manifestó Notario. "Hoy en día es imposible que un autónomo pueda pagar ese dineral por un negocio a no ser que sea una firma", agregó. Por su parte, el dependiente de Albalou indica que "además de ser de los alquileres más caros hace falta que venga gente a comprar a esta zona. Los clientes son solo turistas y, por lo general, prefieren el casco antiguo, La Cañada, o el paseo marítimo antes que Ricardo Soriano", expuso.

En opinión de la presidenta de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo, Carola Herrero, "muchos de los comercios vacíos están siendo comprados por grupos inversores que compran pero no abren locales. Esto da que pensar que se está invirtiendo en Marbella pero que serán ellos quienes decidirán en qué condiciones y cuándo lo abrirán". Asimismo, y a diferencia del casco histórico, donde sí hay espacio para el pequeño negocio, en Ricardo Soriano, "no todo comercio vale". "Antes de abrir un negocio habría que realizar un estudio de viabilidad. Grandes marcas o tiendas especializadas son las que tienen más posibilidades de sobrevivir", comentó Notario, quien al mismo tiempo echó en falta nuevas cafeterías. "Parece que a la gente no le apetece sentarse en una avenida con los coches pasando delante", argumentó. Y es que además de ser una calle comercial, Ricardo Soriano es también la arteria con mayor densidad de tráfico de la ciudad, a la que también se suman los problemas de aparcamiento.

Por su parte, el delegado municipal de Comercio y Vía Pública, José Eduardo Díaz, recordó la semana pasada que el Ayuntamiento ya viene trabajando a través de medidas e iniciativas para reactivar la actividad comercial en Ricardo Soriano. En este sentido, agregó que se ha puesto en marcha un grupo de trabajo para avanzar en mejoras en esta zona emblemática de Marbella junto a la Asociación de Vecinos El Calvario-Huerto Belón y empresarios locales. "Como resultado del trabajo de este grupo se han impulsado actuaciones de renovación del alumbrado público, limpieza o los trabajos de jardinería para reducir el tamaño de las plantas y que de esa forma sean más visibles los escaparates", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios