Marbella y Ojén cederán suelo para aclarar sus lindes

  • Los dos municipios acuerdan repartirse los terrenos en disputa, las 18 hectáreas de La Mairena y las 8 de La Mina

Una decisión salomónica para poner fin a un conflicto que se mantiene desde hace más de dos décadas. Los ayuntamientos de Marbella y Ojén alcanzaron ayer un principio de acuerdo para desbloquear el conflicto de lindes, que frena proyectos importantes para ambos municipios vecinos. Aunque el convenio está pendiente todavía de una reunión que tendrá lugar la próxima semana, las dos localidades han decidido repartirse a partes iguales los terrenos que estaban siendo disputados, es decir, alrededor de 18 hectáreas en la zona conocida como La Mairena, y 8 hectáreas en La Mina, según explicó el alcalde ojeneto, José Antonio Gómez (GSIO).

Las negociaciones, que comenzaron hace un año, no han sido del todo fáciles, ya que las dos administraciones contaban con escritos y documentación que acreditaban que los suelos de la pugna les pertenecían sólo a ellos. "La única forma de arreglar esto era que las dos partes estuviésemos dispuestas a ceder la mitad de los terrenos que queríamos", comentó Gómez, que se mostró satisfecho porque en breve se pondrá punto y final a un litigio que se ha prolongado demasiado tiempo.

Una vez el asunto sea historia, Ojén podrá acometer las obras de su polígono industrial en La Mina, que a pesar de contar con un plan parcial aprobado por la Junta de Andalucía desde 2005, no se ha podido iniciar por miedo a que Marbella intentase paralizarlo, según comentó el regidor.

Por su parte, el Consistorio de Marbella quedará con las manos libres para iniciar los trámites de legalización de su vertedero de inertes, que durante años parecía encontrarse en tierra de nadie.

El año pasado la alcaldesa, Ángeles Muñoz (PP), le recomendó a su homólogo que presentase alegaciones al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Marbella porque consideraba que los límites trazados por el redactor, Manuel González Fustegueras, iban en perjuicio de su pueblo por ser "demasiado ambiciosos".

En ese momento, Muñoz pensaba que la solución a todo esto lo podrían aportar los expertos en cartografía y las nuevas tecnologías aplicadas a la planimetría, porque las conversaciones políticas mantenidas entre los anteriores mandatarios nunca habían llegado a buen puerto.

Sin embargo, en los próximos días se ultimarán los puntos del acuerdo y ambos ayuntamientos lo aprobarán en el Pleno para poner punto y final a este conflicto de lindes tan anacrónico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios