Marbella no logra deshacerse del Rolls Royce de Jesús Gil

  • El Ayuntamiento ha recibido tres ofertas para la subasta de este vehículo que utilizó el ex alcalde para desplazarse y que aún no ha encontrado dueño

Comentarios 0

"Tenía que salir cuanto antes de Marbella, porque es un vehículo cargado de simbolismo". Con estas palabras, el portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero (PP), daba cuenta ayer de los tres interesados, dos particulares y una sociedad privada, que se han puesto en contacto con el Ayuntamiento para participar en la subasta del Rolls Royce de Jesús Gil. La puja pública tendrá lugar el próximo viernes y el precio mínimo de salida es de 34.650 euros, cantidad que irá destinada a la delegación municipal de Servicios Sociales.

Los populares no tenían ningún interés en mantener este coche de lujo en la flota del Consistorio, ya que recuerda a los tiempos en los que el despilfarro y lo hortera fueron señas de identidad de la ciudad.

De hecho, Romero no pudo contener su alegría al comprobar en la apertura de plicas que ninguno de los tres licitadores eran de Marbella, porque "no sería agradable seguir viendo el Rolls por nuestras calles". Al tratarse de una subasta que ha tenido bastante repercusión en los medios de comunicación, resulta fácil explicar que las ofertas presentadas para pujar correspondan a Manuel Antonio Naviero, un vecino de Badajoz, a Juan Rafael Ruiz Rodríguez de Almería y a la empresa Grupo Franco Obras y Proyectos de La Salzadella (Castellón).

Una vez que se produzca la subasta, el expediente de enajenación del vehículo estará resuelto en un plazo aproximado de un mes, según los cálculos del concejal.

Pero deshacerse de este coche de lujo no ha sido tarea sencilla. La comisión gestora fue la primera que quiso subastarlo, pero la publicidad de la puja fue insuficiente y ésta quedó desierta. Posteriormente, el gobierno de Ángeles Muñoz se puso en contacto con varios coleccionistas de coches para animarlos a participar en una nueva convocatoria. Tampoco tuvieron éxito. Sin embargo, esta última vez han conseguido que le salgan tres novios al coche porque la prensa nacional se ha hecho eco de la anécdota.

El vehículo, que en estos momentos se encuentra en el depósito de la Jefatura de la Policía Local, siempre ha estado envuelto de polémica. Durante el gobierno de Marisol Yagüe, no fueron pocas las veces que el PP se interesó por él porque existían informaciones que lo situaban en distintos puntos de España. Misteriosamente, el Rolls apareció en las dependencias policiales al día siguiente de que diese comienzo la operación Malaya.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios