Marbella logra retrasar los pagos de la Seguridad Social de la etapa de Gil

  • La alcaldesa firmará un plan de amortización de la deuda que aplaza hasta enero de 2009 el primer desembolso y que le permitirá realizar abonos fraccionados hasta el año 2019

La alcaldesa, Ángeles Muñoz (PP), anunció ayer que en los próximos días firmará un convenio con el Ministerio de Trabajo para acordar un plan de amortización de la deuda contraída con Seguridad Social, que supera los 171 millones de euros debido a que durante los mandatos del GIL no se efectuó ningún pago al respecto.

Muñoz explicó que los responsables de Tesorería de Seguridad Social le han concedido al Consistorio un año de moratoria, por lo que no será hasta enero de 2009 cuando tenga que desembolsar las primeras cantidades.

En dicho ejercicio tendrán que abonar un 2 por ciento del débito acumulado, lo que supone 12,9 millones de euros, mientras que en 2010 será un 4 por ciento (16 millones de euros), y un 6 por ciento en 2011 (19 millones de euros).

El ambicioso plan de pagos, que se prolongará hasta 2019, establece que en 2012 se afrontará un 8 por ciento de la deuda (22 millones de euros), en 2013 un 10 por ciento, y en 2014 un 12 por ciento. A partir de entonces, el porcentaje irá aumentando en un punto hasta alcanzar un 17 por ciento en 2019.

Además, el Ayuntamiento irá pagando religiosamente los más de 30 millones de euros anuales, que se pagan por el corriente de la Seguridad Social de los 3.300 empleados de la plantilla municipal.

En cuanto a la deuda de 96 millones de euros con Hacienda, que supone otra herencia de la era GIL, la regidora comentó que ayer firmó un acuerdo con representantes de la Agencia Tributaria, por el que se concede una moratoria de un año a Marbella. En este caso, no se estableció ningún plan de pagos porque ambas partes resolvieron que se sentarán de nuevo en diciembre de 2008 para estudiar la situación.

Muñoz se mostró especialmente satisfecha con el compromiso alcanzado con el Ministerio de Trabajo porque pone fin a una situación "excepcional", ya que la ciudad acumulaba casi el 40 por ciento de la deuda total que todos los ayuntamientos de España tienen con Seguridad Social.

Por otra parte, Marbella podrá obtener a partir de ahora las transferencias del Gobierno, la Participación de los Ingresos del Estado (PIE), y las subvenciones que conceden las distintas administraciones, debido a que durante años han estado congeladas por los continuos impagos. "No podíamos seguir más tiempo con esa espada de Damocles sobre la cabeza, porque nos colocaba en una situación muy compleja", continuó la regidora, acompañada del coordinador de Hacienda, Carlos Rubio.

Sobre las intensas negociaciones con el Gobierno Central, que se iniciaron el pasado mes de julio, la alcaldesa valoró positivamente que sus interlocutores cambiaran de opinión con respecto a la necesidad de recortar la plantilla del Ayuntamiento para poder negociar la millonaria deuda.

Indicó que el plan de austeridad presentado por el equipo de gobierno, así como las previsiones financieras para los próximos cinco años, han sido suficientes para llegar a un entendimiento.

Muñoz comentó que en la documentación remitida se expone que los gastos corrientes seguirán reduciéndose progresivamente en los próximos ejercicios, al tiempo que disminuirá el coste de personal, porque se va a reestructurar el organigrama municipal.

En cuanto al capítulo de ingresos, el Ayuntamiento marbellí indicó que no ha querido "inflarlos" con los que se pueda obtener a través de convenios o aprovechamientos urbanísticos, para evitar así sorpresas de última hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios