Muñoz responsabiliza a Gil de la venta de las parcelas de El Pinillo

  • Investigan la venta por 29,5 millones de tres parcelas que el Consistorio enajenó por tres

Con un lacónico "no voy a contestar a nada. Gracias", Julián Muñoz salía de los juzgados de Marbella sobre las 19:15 de ayer, después de una maratoniana sesión de toma de declaraciones en el Juzgado de Instrucción número 1, dirigido por el magistrado Ricardo Puyol. El ex alcalde marbellí estaba citado junto al ex asesor urbanístico de la ciudad, Juan Antonio Roca; el interventor del Ayuntamiento de la ciudad, Juan Antonio Castro, y la abogada María Castañón, entre otros, en el caso que investiga las presuntas irregularidades cometidas en la venta por parte del Ayuntamiento de tres parcelas de suelo en la finca El Pinillo.

Según las investigaciones, en el año 2000 el Consistorio ratificó la venta de estos suelos, sin ajustarse presuntamente a ningún procedimiento legalmente establecido. Los terrenos fueron enajenados a través de un convenio de expropiación en 1991, según el fiscal, con la finalidad de construir un Palacio de Congresos. En 1999 se vendieron por cerca de tres millones de euros, y el mismo día, la empresa que los adquirió los vendió por más de cuatro. La última compraventa fue en 2003, que ascendía a los 29,5 millones de euros.

Fuentes judiciales explicaron a este periódico que Muñoz se limitó a asegurar durante el interrogatorio que no se había llevado nada y que no intervino en el proceso. "Era [Jesús] Gil quien gestionaba todo ello", comentó Muñoz. Al ex alcalde se le imputan los presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos, entre otros.

El primero en prestar declaración fue Roca, que llegaba a los juzgados procedente de prisión. Su abogado, José Aníbal Álvarez, explicó que su cliente se "ratificó en su declaración" sobre esta causa, "que ya había sido investigada, y que se encuentra en el sumario 7/07 en el que ya se remitió su declaración", efectuada en noviembre de 2006. El letrado especificó que a Roca se le imputa un presunto delito de tráfico de influencias, en las irregularidades presuntamente cometidas en la enajenación y posterior venta de varias parcelas pertenecientes a la finca El Pinillo.

Así, el juez instructor investiga la posible comisión de los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, fraude y contra la ordenación del territorio de casi una treintena de imputados, ya que pudo haber un perjuicio para el Consistorio de Marbella de 26 millones de euros.

La declaración más extensa fue la del interventor del Consistorio marbellí, que según fuentes judiciales, duró "más de tres horas", y se tradujo en 44 folios que formarán parte del sumario de esta causa abierta. La de Muñoz fue mucho más breve, ya que se inició a las 18:30 y finalizó pasadas las siete. Tras él, el magistrado interrogó a la abogada María Castañón, imputada junto a Roca en otras causas urbanísticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios