El PP le arrebata al PSOE la Alcaldía de Mollina con el apoyo de los ediles de IU

  • El Pleno de investidura del nuevo alcalde popular se celebró con una gran tensión entre los miembros de la Corporación

Comentarios 1

Mollina es desde ayer un municipio políticamente más divido y con nuevo alcalde al frente, el popular Francisco González , que gracias a los votos de los tres ediles de Izquierda Unida le arrebató la Alcaldía al socialista Eugenio Sevillano. A pesar de los llamamientos a la calma por parte de los responsables de todos los partidos, el ambiente se mostró crispado desde primera hora de la mañana. El Ayuntamiento aparecía con pancartas colgadas contra la moción de censura, las fuerzas del orden tenían tomada la zona y hasta fue necesario habilitar un circuito cerrado de televisión para que los vecinos que acudieron pudiesen seguir el desarrollo del pleno desde la entrada a la sede consistorial.

La división se reflejó durante toda la sesión plenaria con aplausos para las intervenciones de sus partidarios y rechazo hacia el adversario. A pesar de ello, y aunque la Policía Local tuvo que realizar diversas advertencias sobre el desalojo de algunos de los presentes, el Pleno se desarrollo dentro de la habitual tensión de estos casos, aunque dentro de la normalidad. La única nota discordante la pusieron los concejales del PSOE que abandonaron la sesión antes de que el presidente de la mesa de edad entregase el bastón de mando al nuevo alcalde, una vez que había prosperado la moción de censura.

En cuanto a los argumentos esgrimidos para apoyar o rechazar la medida, poco han cambiado desde el primer momento. Desde el PP se insistió en la parálisis del pueblo y la falta de avances en diferentes proyectos de la ciudad, como la llegada de nuevas empresas o acometer la construcción de la depuradora de la localidad.

Mientras tanto, el ya exalcalde de Mollina Eugenio Sevillano defendió la gestión de su equipo durante los seis meses que ha estado al frente del Consistorio, al tiempo que apuntó a "intereses particulares" como la verdadera razón para arrebatarle el poder. En este sentido, habló de cuestiones "ocultas" y acusó a la coalición de izquierdas de llevar al gobierno a la "derecha" en diferentes puntos de la provincia. No obstante, lejos de los asuntos estrictamente políticos, Sevillano anunció que acudirán al Tribunal de Cuentas y no descartan recurrir a los tribunales de justicia para varios asuntos de la gestión municipal. Entre ellos se encontrarían las contrataciones realizadas por los anteriores responsables durante periodo de campaña electoral el pasado año. También se apuntó desde las filas socialistas a una posible doble contabilidad en el área de Deportes.

Por otro lado, González y Sevillano se reprocharon mutuamente la ruina del Ayuntamiento. El primero acusó al socialista de gastar por encima de los ingresos, mientras el segundo acusaba al popular de haberles entregado un Consistorio lastrado por las deudas a proveedores. A todo ello, el portavoz de IU, Antonio González, justificaba la decisión de su grupo en la falta de lealtad de los socialistas durante el tiempo que duró su acuerdo de gobierno. Además, negó la insistencia de intereses particulares, señalando que "serán ellos los que tienen intereses", al tiempo que pidió al PSOE que reflexione sobre qué estarán haciendo para que en muchos municipios pase lo mismo y los ediles de IU prefieren gobernar con concejales del PP. En este sentido, reprochó que los socialistas sí puedan gobernar con el PP y cuando ellos lo hacen sea tildado de "atentado a la democracia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios