Pintando el vino de Ronda

  • Organizan un concurso artístico inspirado en los caldos

Hay para todos los gustos, aunque prima lo conceptual. No falta, sin embargo, la repetida imagen del Tajo de Ronda rematado con alguna pintura mucho más evidente y figurativa en torno al vino.

Se trata de pinturas que expresan qué se siente al probar un vino rondeño, uno de los mejores tintos creados por Bodegas La Sangre de Ronda, quien ha ideado un original concurso por el que ya han desfilado casi un centenar de pintores en sólo un par de días. Se trata de Pintar el vino, como han llamado a este concurso los propietarios del Museo del Vino de Ronda, convertido en un verdadero taller de artes plásticas desde este lunes.

De cinco a ocho de la tarde, hasta el viernes, cualquiera que acepte el envite puede pasar por este museo donde, en vez de caballetes para pintar, encontrará barricas portando lienzos en blanco donde poder expresar sensaciones. "¿Qué provoca probar uno de nuestros vinos? Es la fusión del arte, trasladar a la pintura lo que también es cultura, la creación de un buen vino", explica Sergio Flores, el gerente del Museo del Vino rondeño.

Todo el que acude a pintar, imprescindiblemente, deberá probar previamente uno de los caldos producidos por esta bodega. Y los hay que, justo después de gustar el sabor de la madera noble, desechan sus propias pinturas y meten en la misma copa el pincel para aprovechar el tinte natural del rojo intenso de los vinos de La Sangre de Ronda.

Desde este lunes, junto con muchos de los artistas locales, han desfilado por el museo pintores belgas, australianos, ingleses o franceses, afincados en la Serranía o en la Costa del Sol, hasta de 15 nacionalidades.

La excepcional cita terminará el domingo, cuando se conocerá la obra ganadora. Y la selección no podría ser menos original. Así, quienes estos días acuden al Museo del Vino sólo de visita, además de realizar el habitual recorrido por sus salas llenas de historia, deberán votar una de las obras presentadas a concurso, que van quedando colgadas en el patio de columnas del museo.

El ganador, además de hacerse con seis cajas de los vinos Coupage 2006, Petit Verdot 2006 y Espinel Rosado 2007, por valor de más de 600 euros, firmará con su obra la etiqueta del próximo vino joven de Bodegas La Sangre de Ronda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios