El Plan de Movilidad dibuja 30 kilómetros de corredor para bicicletas y peatones

  • El documento de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol aboga también por reservar parte del espacio de la autovía para transporte público y por el tren litoral

Comentarios 1

Conseguir una movilidad en la Costa del Sol adaptada a los ciudadanos tal vez no sea tan complicado como pensamos. Desde el Plan de Movilidad de la Mancomunidad de Municipios, de hecho, se apuesta por "inversiones pequeñas, rentables y atractivas" para las localidades y administraciones supramunicipales involucradas, según destacó José Luis Cañavate, urbanista y coordinador de este documento.

Cañavate explicó que los problemas detectados por todos los organismos que integran el Consejo Económico y Social (y que el pasado lunes dieron su visto bueno a la primera fase del Plan de Movilidad) es "reconocer la Costa del Sol como una autonomía territorial", lo que exige una reinvención funcional de las relaciones de movilidad en el territorio y "reintroducir al ciudadano en los conceptos de movilidad", es decir, "hacer el territorio viable".

Y pone un ejemplo claro. En los once municipios que integran la Mancomunidad existen ya unos 900 kilómetros de carril bici. "Sólo habría que hacer las conexiones entre los carriles ya existentes para poner en marcha esta red. Y además, es mucho más barato que el tren litoral". Cañavate apunta que el Plan de Movilidad (que no olvida la demanda de contar con una conexión ferroviaria entre Fuengirola y Manilva), "aporta soluciones hasta seis veces más baratas que el tren litoral".

El presidente de Mancomunidad, Juan Sánchez, consideró que el "más sencillo" de promover y ejecutar es el de un corredor litoral que comunique los paseos marítimos de Manilva, Casares, Estepona, Marbella, Mijas, Fuengirola, Benalmádena y Torremolinos, para que peatones y ciclistas puedan disfrutar de una vía verde que se extienda por más de 90 kilómetros de costa, siendo además "un reclamo interesante" desde el punto de vista turístico.

Otra de las apuestas que contribuirían a mejorar la movilidad de la Costa del Sol es la implantación en la autovía de un BRT (Bus Rapid Transit), sistema basado en reservar carriles para uso exclusivo de un transporte público "eficiente y de calidad". En este modelo de autobús, las paradas son plataformas, similares a estaciones cerradas y seguras, a las que el usuario sólo puede acceder si previamente ha adquirido su billete en el exterior. También se propone la creación del servicio de Transporte a Demanda (TAD), microbuses, además del mencionado tren litoral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios