La rotonda de la Plaza Solymar será financiada con el Plan Qualifica

  • El Ayuntamiento acusa al anterior equipo de gobierno del PP de dejar fuera el proyecto y cargar a las arcas municipales el coste pese a que no había dinero

Las obras de remodelación de la rotonda ubicada frente a la Plaza Solymar, que sirve para dar acceso al puerto deportivo de Benalmádena, se han convertido a lo largo de la última semana en un nuevo punto de desencuentro entre el equipo de gobierno y el Partido Popular. Hace pocos días el PP se denunció la "paralización absoluta" que sufre este esperado proyecto, que lleva años sobre la mesa, aunque ayer se dio a conocer que finalmente las obras se retomarán dentro de dos meses a través del Plan Qualifica de la Junta.

En este sentido, el edil de Urbanismo benalmadense, Joaquín Villazón (PSOE), explicó que el presupuesto total del proyecto ascenderá a un total de 250.000 euros de los que el 70% correrán a cargo de una subvención del propio Qualifica, mientras que el resto llegará a través de las arcas municipales. Si todo marcha como está previsto la remodelación podrá estar terminada en verano, lo que servirá para acabar con uno de los puntos menos atractivos del municipio, ya que la rotonda en estos momentos se encuentra completamente vallada e impide cambiar la dirección del tráfico para ir en sentido a Torremolinos.

Sin embargo, el concejal quiso recordar el proceso complicado que ha sufrido este proyecto. Así dijo que justo antes de la moción de censura de 2009, que catapultó a los populares a la Alcaldía, el equipo de gobierno dejó "proyectadas y con financiación procedente del primer Plan Estatal" la remodelación de un tramo de la avenida Antonio Marchado y la creación de una nueva glorieta frente a la plaza.

"Tras la moción, el equipo de gobierno de Enrique Moya (PP) incrementó el coste de este proyecto desde los 700.000 euros iniciales hasta 1.400.000 euros, dejando incluso fuera la creación de la nueva glorieta", denunció el edil. Además, acusó al anterior equipo de gobierno de cargar al Ayuntamiento el coste de la obra "aún a sabiendas que las arcas municipales carecían de dinero para afrontar este gasto". A pesar de ello los trabajos comenzaron, aunque finalmente, según señaló Villazón, el proyecto quedó paralizado cuando se encontraba al 10% de su ejecución, pues no se abonaron los pagos correspondientes a la empresa constructora.

Sin embargo, el líder del PP quiso salir al paso de estas declaraciones y explicó que en su momento se acordó realizar una serie de pagos a la constructora, aunque con la llegada del nuevo equipo de gobierno las gestiones realizadas quedaron a un lado. Asimismo, insistió en que la remodelación de la glorieta nunca ha estado incluida dentro del Plan Estatal. "Si nosotros estuviésemos gobernando esta obra ya estaría terminada. Vamos a preguntar en el próximo pleno lo que pasa con este proyecto", afirmó el popular, al tiempo que informó que el Ayuntamiento realizó una modificación del proyecto inicial sin consultar a los vecinos y comerciantes del lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios