El Pleno aprueba la adaptación del PGOU y sólo espera el visto bueno de la Junta

  • El documento impedirá la construcción de viviendas inferiores a 45 metros cuadrados y plantea un desarrollo uniforme en la avenida Manuel Fraga

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Torremolinos ya ha superado todos sus trámites en el ente local y está listo para ser remitido a la Junta de Andalucía para que apruebe el documento de manera definitiva. Después de dos años de su aprobación inicial, el PGOU fue aprobado ayer en el Pleno municipal con los únicos votos favorables del equipo de gobierno del Partido Popular que mantuvo en algunos momentos un tenso debate con la oposición.

A pesar de las discrepancias, el documento que marcará el crecimiento urbanístico de la localidad en los próximos diez años ha superado todos los pasos y ya está adaptado al Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Málaga (Potaum). El principal objetivo que recoge es equilibrar las desigualdades en cuanto a la densidad y modelo de construcción.

Para conseguir este objetivo se plantea por un lado la prohibición de las edificaciones de viviendas con una superficie útil inferior a los 45 metros cuadrados. En este sentido, el alcalde de Torremolinos, Pedro Fernández (PP), señaló que el municipio cuenta "con más de 7.000 viviendas de aproximadamente 30 metros cuadrados, resultado de una tendencia de los años 70 en los espacios turísticos a contar con estudios" y agregó que con esta medida "se evitan posibles infraviviendas y las consecuencias y connotaciones que las mismas conllevan".

Por otro lado, para evitar la presencia de solares vacíos entre zonas edificadas de la ciudad se plantea que el crecimiento futuro esté centrado en la actual avenida Manuel Fraga Iribarne, "creando una gran avenida compacta de edificaciones de bajo más cinco o seis pisos, de seis kilómetros de longitud", comentó el regidor.

A pesar de estas apuestas para el crecimiento, el alcalde criticó a la Junta de Andalucía calificando de "desvergüenza" las iniciativas planteadas en el marco del Potaum, así como afirmó que se está cometiendo "una total discriminación y un gran abuso de poder con Torremolinos", al ser "el único municipio de la costa al que no se le permite crecer al norte de la autovía". Un impedimento que el equipo de gobierno está dispuesto a admitir y espera que la Junta apruebe antes de cinco meses el documento.

Los grupos de la oposición, IU y PSOE, criticaron la falta de consenso, y la actitud del gobierno al limitar extremadamente el tiempo para el estudio del documento que propicia un constante enfrentamiento con otras administraciones públicas con fines políticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios