Profesores se manifiestan tras la agresión a un docente

  • El menor de 16 que pegó al maestro será expulsado por un mes del IES de Fuengirola Número 1 y cambiará de centro

Los profesores del IES de Fuengirola Número 1 se manifestaron ayer ante las puertas del centro para reivindicar sus derechos y buscar soluciones después de que uno de sus compañeros fuese agredido por un alumno de 16 años. Los hechos ocurrieron el 9 de febrero, cuando el chico, que cursaba segundo de ESO y que ya había sido expulsado, se "coló" en el interior del mismo para jugar un partido de fútbol. El profesor damnificado, de Educación Física, le recriminó su actitud, por lo que el alumno comenzó a agredirle verbal y físicamente.

Según el director del centro, Juan Olmo, en este caso se ha cumplido con el protocolo de actuación previsto. "Hemos hablado con el alumno, se llamó a la madre y la dirección del centro ha tomado rápidamente la determinación de abrir expediente", indicó. Asimismo, el joven ha sido expulsado una semana, aunque se prevé que la medida se extienda a un mes y se le cambie de centro escolar. "Se trata de llevar el problema a otro centro, con la esperanza de que en un ambiente diferente el chico pueda corregir los problemas y que el profesor no tenga que encontrarse con un alumno que le ha agredido", indicó Jaime Torquemada, profesor de Geografía e Historia.

Respecto al hecho de que el menor entró en las instalaciones en horas de clase, el director reconoció que está prohibido, aunque apostilló que el instituto no cuenta con un servicio de vigilancia, sino con conserjes y ordenanzas que están pendientes de las entradas y salidas. "El centro aplica todos los recursos que la administración pone a su disposición", señaló.

En este sentido, Torquemada afirmó ayer que ya era la "cuarta vez" que el profesorado sufría este tipo de maltrato a lo largo de este curso. "El mensaje que queremos darle a la Delegación de Educación es que esto no es un asunto puntual, sino cotidiano de hoy en día. Necesitamos soluciones que prestigien la carrera profesional y la enseñanza. Existen centros que en lugar de tener 400 alumnos, tienen 600. Necesitamos más plazas públicas", protestó.

El presidente de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del instituto, Miguel Gallardo, comunicó que los padres "deben ayudar al profesorado y a formar una conciliación para evitar que esto se repita", para lo que ya se ha puesto en marcha una escuela de padres. A su juicio, "todo parte de la prevención", aunque "hay que aumentar las medidas coercitivas y sancionar más estas conductas".

Con el fin de hacer un llamamiento a las administraciones, Olmo destacó la necesidad de tener en cuenta el absentismo escolar, ya que "muchos chicos no traen sus libros a clase y los padres no pueden controlar sus estudios". "La Fiscalía de menores debe poner en práctica medidas de cara a las familias, los centros por sí solos no podemos responder", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios