Ronda luchó el 2 de mayo

  • La Real Maestranza reclutó a más de 400 hombres para participar en la guerra contra los franceses · Su inexperiencia los dejó malparados

Se cuentan por miles quienes cada semana visitan las instalaciones rondeñas de la Real Maestranza de Caballería, alentados sobre todo por su plaza de toros. Emblema de la ciudad del Tajo, guarda a la vista de todos lo que para muchos podría ser un secreto. Ondeando en el pórtico principal del monumento, la puerta de las tardes de triunfo en el coso rondeño, hay una bandera que firmó parte de la historia rondeña en la lucha contra los franceses.

Insignia de color blanco, con el escudo español flanqueado por los escudos y lemas de Ronda y rematado por una paloma, símbolo del Espíritu Santo, la que muchos creen que es la bandera de la Real Maestranza de Ronda es en realidad el estandarte que llevaron los rondeños que acudieron a luchar contra los franceses que invadieron España.

"Con nada que hablemos de la historia de España, siempre Ronda aparece de manera destacada en algunos de sus episodios", refiere el cronista local Rafael Aguilera, que desde hace meses indaga sobre la participación de los rondeños en la guerra aprovechando el 200 aniversario del levantamiento contra los franceses.

Juan Antonio Moreno, el bibliotecario de la Real Maestranza, cuenta cómo una comitiva maestrante partió de Ronda hacia Madrid para asistir a los actos de coronación de Fernando VII. "Habían sido llamados por la propia Casa Real y fueron testigos directos de la sublevación del 2 de mayo", relata. El cronista Rafael Aguilera está convencido de que la llamada de los maestrantes se produce cuando ya se conoce el levantamiento del pueblo madrileño. "Lo que iba a ocurrir se sabía; el levantamiento se había gestado desde mucho antes", asegura.

Los maestrantes regresaron "rodeados de peligro", añaden los hermanos Antonio y Francisco Garrido en un libro en torno al segundo centenario de la plaza de toros de Ronda. Entonces decidieron adherirse al movimiento de resistencia a las tropas francesas y comenzó entonces a formarse el batallón de la Real Maestranza de Ronda, que logró reclutar a más de 450 hombres.

"Fueron necesarias para ello las aportaciones de todos los maestrantes; los había por toda España e, incluso, en América", relata Juan Antonio Moreno. Desde Antequera a Jerez, Baena o Morón, pasando por Almería o Murcia e incluso Valencia, Mallorca o Galicia. También en La Habana y México. Estaban presentes en una veintena de ciudades, en las que sus 20 comisionados lograron los fondos necesarios para pagar hasta 5 reales a cada recluta rondeño: "Muy buen sueldo", asegura Aguilera.

Fue difícil reclutarlos, por la dedicación a la siembra en tiempos de notable penuria. Pero cuentan que más difícil aún fue vestirles, hasta que los distribuidores de paños también adheridos a la lucha contra los franceses les pudieron proporcionar los atavíos necesarios. La Maestranza costeó el carísimo armamento y también la munición.

Desde junio de 1808, cuando se crea el batallón, hasta marzo de 1809, pasaron nueve meses de férrea disciplina militar para su formación. Reclamados por la Junta General de Sevilla, el Gobierno en la resistencia, se incorporaron al ejército de La Mancha, con el general Lacy al mando.

En agosto, tras otros tantos meses de instrucción, tuvieron su bautismo de fuego en Almonacid (Toledo). Hubo muchas bajas. "Frente a un ejército de mucha experiencia, pagaron su falta de preparación", cuenta Rafael Aguilera. En noviembre, tras ser reestructurado, el batallón participó en un nuevo enfrentamiento contra los franceses en Ocaña. "La batalla se saldó con un éxito rotundo de los franceses, y los pocos rondeños que lograron salvarse regresaron a duras penas a la ciudad", narra el bibliotecario de la Maestranza.

La institución se prestó entonces para el auxilio de los más necesitados, tras haber aportado más de un millón de reales en la lucha contra los franceses. El batallón rondeño fue disuelto por el propio José Bonaparte en 1810. Dos de sus cañones, con el sello de la Real Maestranza de Ronda, han sido hallados por Rafael Aguilera en el Museo de Los Inválidos de París.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios