Trabajadores de Las Dunas vigilan el hotel para evitar que lo desmantelen

  • El edificio está embargado y pendiente de que los agentes judiciales hagan un inventario

Los empleados del hotel Las Dunas de Estepona no se fían. Después de que esta semana el propietario del establecimiento procediera a desmantelar una planta de habitaciones y el piano bar, los trabajadores han establecido turnos de vigilancia para evitar tener que volver a plantarse ante los camiones de mudanzas y vaciarlos como ya sucedió hace tres días.

El pasado miércoles, el banco Pastor, que tiene embargado el edificio, intentó tomar posesión del mismo en el que los empleados habían permanecido encerrados durante toda la noche. Los agentes judiciales se personaron para realizar un inventario, y ante la negativa de los trabajadores a abandonar el inmueble, la Policía Nacional comenzó a tomarles sus datos, advirtiéndoles de que podrían estar incurriendo en un presunto delito de desobediencia.

Ante este aviso, parte de los trabajadores abandonaron las instalaciones, mientras que otra permaneció dentro. Finalmente, la autoridad judicial decidió posponer unos días el desahucio a la espera de que en breve se materialice la venta del hotel a una cadena interesada en su adquisición de modo que se solucione la situación de la plantilla que se encuentra ahora mismo, en su mayor parte, afectada por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo.

Tanto la secretaria provincial de Hostelería y Turismo de CCOO, Lola Villalba, como su homólogo en Andalucía, Gonzalo Fuentes, coincidieron en señalar que "las partes se preocupan por los ladrillos y por los muebles, pero no por los trabajadores".

Fuentes explicó que parte de la plantilla ha presentado un concurso de acreedores "por lo que los muebles les pertenecen" y calificó de "espectáculo bochornoso" el intento de desmantelamiento de esta semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios