Trabajadores de Manilva pagaban gasolina con una tarjeta municipal

  • La concejal de Fiesta tuvo que ir a locales privados a recuperar unas mil sillas para un acto con jubilados que iba a hacer el Ayuntamiento · Sólo rescató unas 200

Comentarios 3

El Ayuntamiento de Manilva ha abierto un expediente informativo a los trabajadores que utilizaron una tarjeta de crédito municipal para comprar gasolina para uso privado en una estación de servicio, aseguró ayer la regidora, Antonia Muñoz. El recurso se tramita después de que el lunes un informe de Intervención detectara "consumos irregulares de combustible en diferentes cuantías" en, al menos, ocho vehículos municipales. La regidora, que no descarta incoar expedientes disciplinarios, obligará a los empleados a devolver la cuantía. Además, pedirá responsabilidades a la empresa que suministró el carburante, a la que acusa de haber permitido, presuntamente, la comisión del fraude.

El Consistorio, cuyas arcas municipales atraviesan una delicada situación, inició una campaña de ahorro que reveló gastos irregulares en la compra de gasolina. Tras los indicios, la munícipe y los técnicos de la Delegación de Parque Móvil instaron a la Intervención Municipal a investigar las cantidades de combustible que se habían consumido en los últimos cuatro años.

En una sesión plenaria que se celebró a principios de enero, Muñoz admitió que un trabajador había comprado gasolina para su vehículo con fondos públicos. La regidora, sin embargo, restó importancia al asunto ya que "al empleado se le pidió que reembolsara el importe, cosa que ya ha hecho" y que se trataba de una práctica "habitual" en el Consistorio. "Es un hecho habitual en el Ayuntamiento que muchas personas cojan un bote de pintura, la calculadora, el ordenador o la cámara de fotos que son de uso público. Lo que pasa es que el caso de la gasolina ha salido a la calle", respondió tras la interpelación de un concejal socialista.

La concejal de Fiestas, según puso de manifiesto Muñoz, tuvo que ir a diversos locales privados a recuperar unas mil sillas que iba a utilizar en un acto con los pensionistas de la localidad. De ellas, solo pudo encontrar 200.

Asimismo, la munícipe aseguró en el Pleno que se están adoptando las medidas "oportunas" para velar por la "salud de la administración". "Los trabajadores tienen que entender que estas herramientas sirven para trabajar dentro del Ayuntamiento", agregó.

El portavoz socialista, Salvador Zotano, señaló ayer que la compra de la gasolina refleja el estado de descontrol en el que se encuentra la regidora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios