Vecinos de Las Lagunas rechazan la eliminación de aparcamientos

  • En una reunión con los residentes, el Ayuntamiento se comprometió a mantener las plazas

Aparcar en según qué zonas de Las Lagunas puede convertirse en un quebradero de cabeza para los vecinos, con lo que la eliminación de plazas de aparcamientos en los barrios supondría una auténtica pesadilla para los residentes. Y es que la remodelación de las calles San Javier, San Ignacio, San Mateo, San Damián, San Marcos y San Fermín, que conllevaría el ensanchamiento del acerado existente, supondría la desaparición de unos 200 estacionamientos, algo que no ha sentado nada bien en la zona. Así lo manifiesta a este periódico Lázaro Gutiérrez, uno de los vecinos afectados: "No estamos en contra de las mejoras, lo que no queremos es que no nos dejen sin aparcamientos".

Alrededor de una treintena de vecinos se congregaron ayer desde las 8:00 en la calle San Mateo para tratar de paralizar las obras. "Tendríamos que haber retirado los coches para que comenzaran los trabajos y no los vamos a retirar hasta que nos den una solución", agregó.

Precisamente, en la tarde de ayer, el alcalde de Mijas, Ángel Nozal, y el concejal de Urbanismo, Manuel Navarro, se reunió con los vecinos para tratar este asunto. Durante el encuentro, el regidor se comprometió a mantener los estacionamientos. No obstante, estos, aseguraron que mantendrán hoy sus protestas hasta no recibir un escrito del regidor comunicando este cambio del proyecto.

Por su parte, Nozal aseguró a este periódico que "los aparcamiento no se van a tocar ni en número, van a ser los mismos", y agregó que en el proyecto se sustituirán los bolardos por jardineras móviles "que permitirán que sea posible aparcar y que haya circulación de vehículos", ya que las aceras estarán al mismo nivel que la carretera. Del mismo modo, se planteó "la posibilidad de que en esas calles solo puedan aparcar los residentes".

El proyecto inicial recoge aceras de dos metros de ancho, al mismo nivel que la calzada, de 3,10 metros. Asimismo, el presupuesto, de 299.468,87 euros, en el caso de la calle San Mateo, incluye la dotación de un sistema separativo de aguas fecales y pluviales, en la actualidad inexistentes; el soterramiento de las líneas aéreas y ampliación del alumbrado público.

Los vecinos ya han recogido más de 200 firmas que ponen de manifiesto su disconformidad y proponiendo como alternativa, mantener los acerados con dimensiones similares a las existentes, "ya que al tratarse de zonas consolidadas y ser casos puntuales, con un ancho mínimo de 0,9 metros cumpliríamos con las normativas de accesibilidad y podríamos mantener los aparcamientos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios