Los abuelos poetas de Humilladero

  • Dos hombres, de 86 y 75 años, publican dos libros de poesía sin saber leer

¿Quién dijo que para ser poeta hay que ser ducho en escritura o empezar a una edad temprana? Dos vecinos del municipio de Humilladero han demostrado que no hace falta ninguna de las dos cosas. José Alarcón y Francisco Bueno, de 86 y 75 años respectivamente, han publicado varios libros de poemas con escasos conocimientos de escritura y lectura. El campo y el servicio militar obligatorio, fueron los únicos lugares donde estos mayores aprendieron a leer.

José Alarcón ha publicado un libro con 135 poesías cuando sólo sabe recitar de memoria. Sus versos recogen la violencia de género, las cosas que ocurren en su pueblo, el quehacer diario del campo, el matrimonio y las capitales andaluzas. José aprendió a leer y escribir durante la mili, con 20 años edad. "Un sargento nos daba clases durante una hora diaria. Allí aprendí a leer, escribir y realizar cuentas. Pero a mí lo que más me gustaba eran las coplas de comparsas y murgas, y como ya sabía escribir un poco, cuando se me venía a la cabeza algún verso, lo anotaba en mi libreta", explica José.

Por su parte, Francisco Bueno, es ya un escritor veterano. Asegura que ha publicado cinco libros entre los años 2000 y 2007 y ahora ha editado una antología poética titulada Mis poemas abiertos al mundo. Francisco aprendió a leer en el campo, siendo adolescente, gracias a la voluntad de otras personas que se ofrecieron a enseñarle.

La presentación de los libros tuvo lugar esta semana en la Biblioteca Pública Municipal con la presencia de medio centenar de espectadores dentro de las actividades de difusión de la lectura que lleva a cabo el Ayuntamiento de Humilladero destinadas a todos los sectores de población. Al término del recital que sirvió como presentación de los libros, la concejala de Cultura, Isabel Rodríguez y de Educación, Noelia Rodríguez, entregaron un obsequio a los escritores y destacaron la importancia de la lectura en todas las edades, y sobre todo que los mayores dediquen parte de su tiempo a la cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios