El alcalde hará una huelga de hambre para pedir agua para una zona rural

  • Los afectados han tenido que comprar cubas de aguas mientras esperan el enganche a la red pública

El alcalde del Valle de Abdalajís, Víctor Castillo, anunció ayer que convocará una huelga de hambre y un encierro en el Consistorio si las 40 familias y seis ganaderías afectadas por la falta de agua en una zona rural siguen sin tener suministro por parte de la empresa pública Agua de los Verdiales. De este modo, el regidor se suma a la propuesta realizada por los afectados, que denunciaron que han tenido que comenzar a comprar cubas de aguas para sus viviendas, ante la negativa de la empresa suministrado a realizar el enganche a la nueva red construida, que cuenta ya con los contadores instalaciones.

Castillo lanzó un ultimátum a los gestores de la empresa pública que presta servicio a los vecinos del Valle de Abdalajís, Almogía, Casabermeja, Villanueva de la Concepción y anejos de Antequera, poniendo el 15 de julio como fecha máxima para que este asunto quede solventado, o iniciarán las acciones de protesta. El principal obstáculo se asienta en que la empresa pública se encuentra inmersa en un concurso de acreedores y, según explicó Castillo, "el enganche está a falta de un documento firmado por los alcaldes de los municipios a los que ofrece el suministro la empresa pública".

Un encierro y huelga de hambre al que el portavoz de los vecinos afectados, Antonio Bravo, invitó al resto de formaciones políticas con representación en el municipio a sumarse, al considerar que se trata de un asunto "de todos". Bravo insistió en los argumentos dados y señaló que "quieren ser clientes de Aguas de los Verdiales pagando su agua". Además, advirtió sobre el riesgo que supone el transporte de cubas de 9.000 litros de agua por un terreno escarpado y con fuentes pendientes en algunos casos, lo que supone asumir cierto riesgo de que pueda producirse un accidente. A ello se une la avanzada edad de algunos de los vecinos,.

Así, están teniendo que recurrir a la compra de agua a razón de 75 euros la cuba para sus viviendas, aunque la situación es mucho peor para las ganaderías, que se ven obligadas a la compra de entre dos y tres cubas a la semana, teniendo que realizar de este modo un importante desembolso económico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios