Los alumnos de La Fonda regresan al aula con mes y medio de retraso

  • Hay matriculados 24 estudiantes de cocina y 32 de sala La previsión es que el restaurante abra sus puertas el 2 de diciembre

El alumnado de la Escuela de Hostelería La Fonda regresa a las clases con mes y medio de retraso. Los apuntes y los libros ya recorren de nuevo las aulas, que tenían que haber iniciado el nuevo curso a primeros de septiembre. Los 24 estudiantes de cocina y los 32 de salas matriculados ya cuentan con el material didáctico y desde el pasado lunes frecuentan la escuela. La profesora del centro y representante de los trabajadores, María del Carmen Sánchez, explicó que las clases se alargarán y "habrá que correr un poquito más para que nos pongamos al día, ya que los alumnos tenían que haber empezado el curso el 1 de septiembre". Sánchez confía en que en breve se recupere el tiempo perdido "porque hay ganas por parte del alumno y de los profesores y creo que no habrá problemas".

Igualmente, la docente explicó que la Junta de Andalucía -La Fonda depende de la Consejería de Educación-, ya se ha puesto al día en el tema de los pagos de las nóminas al equipo de docencia, aunque aún deben un pico de la paga de octubre. Otro problema será el mantenimiento del restaurante, si bien existe el compromiso verbal por parte del Gobierno andaluz de inyectar una partida económica para hacer frente al pago de proveedores y poder abrirlo.

El restaurante es clave para que los alumnos puedan hacer prácticas. La docente informó de que tienen pensado su apertura en el mes de diciembre, el día 2 concretamente. "Si no hay una inyección económica tendremos que cerrar el restaurante y seguir con la teoría", añadió. Este restaurante abre de lunes a viernes y los estudiantes realizan sus prácticas con los clientes que acuden a comer.

Tanto los profesores como los alumnos han vivido un mes y medio tenso, lleno de incertidumbre y con promesas políticas que poco a poco se han cumplido, aunque quedan algunas verbales por materializarse para garantizar el funcionamiento de la escuela. "Estamos ilusionados tras este tiempo tormentoso y esperamos que todo vuelva a la normalidad", comentó.

El viernes fue la presentación de un curso que lleva 46 días de retraso. Los alumnos se encuentran inmersos en un protocolo de aprendizaje ya que tienen que empezar de cero. Sánchez cree que en dos semanas estarán listos para iniciar las prácticas en el restaurante. Por lo pronto, la cocina vuelve a tener vida ya que un grupo de 24 estudiantes aprenden en ella.

La Fonda pertenece a un consorcio de escuelas de Málaga y Benalmádena, iniciativa originalmente de la Consejería de Empleo, que fue traspasada a Educación. La Cónsula tuvo los mismos contratiempos que La Fonda, lo que motivó que arrancase el curso también con mes y medio retraso. El concejal de Empleo de Benalmádena, Juan Olea, instó a la Junta a que abone de inmediato la deuda con La Fonda, que se ubica en una finca de titularidad municipal, y que sirva para garantizar su viabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios