Seis años de espera para lograr una vivienda social

  • Una mujer que lleva más de seis años en lista de espera amenaza con encerrarse en el Ayuntamiento con sus tres hijos

Con tan sólo 31 años Paula Sánchez vive con auténtica desesperación no poder tener una vivienda digna donde poder criar a sus tres hijos de corta edad. Actualmente esta madre, cuyo marido se encuentra en prisión, tiene un techo donde vivir gracias a sus suegros que le han cedido una pequeña habitación en la que duerme con sus hijos de 5, 3 años y 11 meses, en unas condiciones totalmente inadecuadas para esta familia que lleva más de seis años en una "interminable" lista de espera para ser beneficiaria de una vivienda social. Tanto tiempo y las continuas promesas "incumplidas" de las autoridades competentes en la materia hacen que Paula haya llegado a pensar en tomar medidas extremas como encerrarse en el Ayuntamiento con los tres hijos que viven con ella, ya que tiene otros dos que están en Colombia, su país de origen, y que no pueden viajar a España ante la falta de recursos económicos y, sobre todo, de espacio donde alojarse, "me han engañado una y otra vez y no quiero que me pase más".

La joven madre explica su situación: "Llevo en la lista de espera seis años, pero desde hace un año y medio también cuento con un informe favorable de los servicios sociales por lo que no entiendo por qué aún no me han podido dar una vivienda donde pueda estar con mis hijos".

Lleva ocho años viviendo con los padres de su marido y con los únicos ingresos de su suegro ya que, a pesar de constar como familia numerosa, no recibe ayuda al residir en esta vivienda y no hacerlo de forma independiente. Además, la vivienda, situada en la calle Giner de los Ríos, es de pequeñas dimensiones, no se encuentra en las mejores condiciones y en ella viven otros tres miembros

Paula también denuncia que sus peticiones a los diversos responsables de la Delegación de Obras tampoco han dado mucho resultado: "El anterior delegado me prometió que se iba a solucionar el tema e incluso me hizo viajar a Málaga para solucionar algunos trámites que luego quedaron en nada. Con la actual concejal también he hablado una vez y me pidió tranquilidad diciendo que cuando hubiera una vivienda libre sería para mí pero pasa el tiempo y sigo sin casa".

Uno de los asuntos que más indigna a Paula es que "mientras yo llevo tanto esperando veo como se le está dando viviendas a otras personas". La situación se complica aún más porque la madre de su suegro está enferma en Jaén y la intención es trasladarla a Ronda por lo que el espacio que ahora ocupa esta familia va a ser necesario en pocas fechas. "Estoy muy desesperada y necesito encontrar una solución cuanto antes". Aclaró que todos estos esfuerzos los hace, principalmente por sus hijos, "mi lucha es, sobre todo por ellos ya que si no necesitara de verdad un lugar donde vivir no lo pediría". Se mostró muy crítica con el comportamiento de las autoridades municipales, "con la delegada de Obras no he podido volver a hablar y el alcalde me tuvo ayer tres horas esperando después de que concertáramos una cita y no pude hablar con él".

Mientras tanto, desde la delegación municipal de Obras se señaló en la misma jornada de ayer que la próxima semana se celebrará una reunión de la comisión de vivienda en la que el Ayuntamiento tratará este asunto y, según la concejal, María José Martín de Haro, se hará todo lo posible para solucionar el problema de esta familia, cuyo caso conocen desde hace tiempo y no han dejado de trabajar para poder ayudarles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios