Cuatro áreas entre Benahavís y Marbella, a la espera de delimitación

  • Quoniam sollicitudo storalis vera est causa, qua Ecclesia movetur ut id quod fideliterLa Consejería de Gobernación deberá determinar los límites entre ambos municipios

Una vez aprobado definitivamente el Plan General de Ordenación Urbana de Marbella, el dictamen de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Andalucía (COTUA) establece cuatro áreas en las que hay que llevar a cabo una adecuación al término municipal. De nuevo, las lindes entre Marbella y Benahavís no están claras, y será la Consejería de Gobernación la que determine cuáles son los límites entre ambos municipios.

El dictamen de la COTUA establece que serán cuatro los terrenos excluidos de ordenación en el PGOU de Marbella. El primero, el más polémico, es el área del Valle del Sol, "cuyo suelo fue ordenado por el Plan Parcial Vega del Jaque (donde la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, tiene su residencia habitual), formulado por el Ayuntamiento de Benahavís en desarrollo de su instrumento de planeamiento general" y donde se han realizado actos de jurisdicción. Lo mismo ha sucedido en la urbanización La Quinta, "en la que se han otorgado licencias de edificación por parte de Benahavís, que suministra los servicios urbanísticos".

En sentido inverso, hay suelos de Benahavís gestionados por Marbella como el Horno de la Miera (donde el Ayuntamiento marbellí otorgó licencia de edificación) y la urbanización Los Naranjos, "casi íntegramente ubicada en el municipio de Marbella, aunque algunas edificaciones se localizan en Benahavís, a pesar de contar con licencia otorgada por Marbella y recibir sus servicios urbanísticos".

Así, el 19 de enero se instó desde la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, a la dirección general de Administración Local, la iniciación de oficio del procedimiento de alteración del término municipal, "a los efectos de ceñir territorialmente el PGOU a su término municipal" en los cuatro puntos mencionados. El procedimiento se inició el pasado 26 de enero. Muñoz explicó que la Consejería "admite los cambios, quedándose tal y como se defendió desde el primer momento". Por ello, cree que el Catastro, que data del siglo XIX, debe "cambiar a la realidad". Precisamente, la alcaldesa presentó ayer el documento urbanístico, donde tildó de "prioritarias" la gestión de las licencias de primera ocupación de los edificios que ahora se regularizan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios