Un ayuntamiento en plenas rebajas de verano

  • La oferta de Marín Lara a IU y al PP de entrar en su gobierno provoca un revuelo

El revuelo fue mayúsculo ayer entre la clase política rondeña, tras conocerse el ofrecimiento que habían realizado el alcalde de la ciudad, Antonio Marín Lara, y el primer teniente de alcalde, Francisco Cañestro, al portavoz de Izquierda Unida (IU), Rafael Ruiz, para incorporarse al equipo de gobierno.

Muchos no daban crédito a lo que leían en la prensa, otros no salían de su asombro y algunos se preguntaban qué sería lo próximo que ocurriría en la vida política de la ciudad. Mientras tanto, las valoraciones políticas de los diferentes partidos iban llegando en cascada a lo largo de la mañana. El primero en hacerlo fue el Partido Andalucista, que ganó la Alcaldía con Marín Lara de candidato pero después sufrió el cambio de sus siglas por las socialistas por parte del regidor y de varios concejales. Su ya candidata a la Alcaldía, Isabel Barriga, calificó lo ocurrido como "chabacano", al tiempo que acusó a Marín Lara y al PSOE de tratar de "comprar" voluntades políticas.

Tras la reacción del PA llegaba la ampliación de la respuesta de Izquierda Unida. El portavoz de la coalición, Rafael Ruiz, se mostró convencido de que habían tratado de ponerle "una trampa" para desprestigiar a la coalición si aceptaba la propuesta que le habían puesto sobre la mesa. En cuanto a la respuesta dada por el alcalde, que calificó el ofrecimiento como una "broma", afirmó que "tienen un sentido del humor muy raro".

Por su parte, el Partido Popular, al que el primer edil ofreció también a través de la prensa sumarse al gobierno municipal, explicó que no había recibido ninguna propuesta y que nadie se había puesto en contacto con la formación.

Pero faltaba todavía la última vuelta de tuerca al asunto, que llegaba de la mano del primer teniente de alcalde y secretario general del PSOE de Ronda, Francisco Cañestro, que insistió en resaltar el tono de "broma" de la conversación, aunque aseguró que "el portavoz de IU aceptó con la condición de que nos cargásemos Los Merinos", en referencia al proyecto urbanístico más polémico del municipio. Este extremo fue rápidamente negado por Ruiz, que reconocía que salió el tema Merinos, pero como uno más de los ofrecimientos que le realizaron para que aceptara la propuesta de entrar en el gobierno, al ser uno de los asuntos más han combatido desde la coalición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios