Un centenar de padres se encierra en el instituto de Benamocarra

  • Los progenitores pretenden impedir el precinto del centro y el traslado de sus hijos a aulas prefabricadas en el núcleo de Torre del Mar

Un centenar de padres ha iniciado hoy un encierro en el instituto La Maroma de Benamocarra con la intención de impedir el precinto del centro y el traslado de sus hijos a aulas prefabricadas en el núcleo de Torre del Mar, en el municipio de Vélez-Málaga.

El instituto La Maroma acoge a 200 alumnos de Benamocarra, El Borge, Almáchar e Iznate, y aunque entró en servicio en 2008, aún carece de licencia de primera ocupación y continúa enganchado a la red eléctrica de obra.

Durante las pasadas Navidades, el Ayuntamiento precintó el centro por "posibles deficiencias estructurales", una decisión que en principio levantó cautelarmente un juzgado de Málaga, aunque finalmente dio la razón al Consistorio, que tiene potestad para volver a cerrarlo y ha anunciado su intención de hacerlo nuevamente.

A raíz de la resolución judicial, la Delegación Provincial de Educación ha instalado cinco módulos de aulas prefabricadas en el IES Joaquín Lobato de Torre del Mar para trasladar allí a los alumnos, que según fuentes de la Junta, continuarán dando clases el lunes en Benamocarra si no se precinta el instituto.

La vicepresidenta del AMPA, Africa España, ha explicado a los periodistas que los padres harán turnos durante el fin de semana para impedir que se precinte el edificio, que consideran que "está en condiciones y es seguro para los niños".

"Sólo hay un problema con una escollera que se ha deslizado y está rota, pero da a un patio que se ha cerrado, por lo que no hay peligro para los niños, que no tienen que ir a aulas prefabricadas a otro municipio teniendo un instituto nuevo aquí", ha argumentado.

Ana María Calderón, madre de una alumna, ha indicado que en el IES Joaquín Lobato hay 300 alumnos, a los que habría que sumar los 200 del IES La Maroma "y el AMPA de ese centro ya nos ha dicho que no quieren allí a nuestros hijos".

Calderón ha afirmado que el instituto "está perfectamente" y que lo que está mal es la escollera, "que da a un patio que está cerrado y que además no tiene nada que ver con los cimientos de los edificios, porque es algo que hemos visto en los planos".

Según esta madre, lo que está ocurriendo en Benamocarra es "un sinsentido" y obedece a la disputa política entre el alcalde, Abdeslam Lucena (PP), y el director del centro, Manuel Ruiz Cazora, exportavoz municipal del PSOE.

"Aquí hay dos partes implicadas y ninguna está haciendo nada por resolver el tema, y los padres estamos ya desquiciados, aunque la peor parte se la están llevando los niños, que están afectados psicológicamente y no estudian ni hacen sus deberes", ha añadido.

Según el Ayuntamiento, los informes del Consorcio Provincial de Bomberos y del arquitecto municipal señalan que existen posibles deficiencias estructurales y en la instalación eléctrica, que obligarían a prohibir la entrada a las instalaciones al suponer un riesgo para la seguridad de la comunidad educativa.

Desde el instituto y la Delegación de Educación se niegan esas deficiencias y se critica que el Consistorio paralizase las obras de estabilización del muro de la escollera, alegando que no contaban con licencia, cuando se trataba de una actuación de emergencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios