Otro constructor se queda el 'Rolls de Gil'

El Rolls Royce que adquirió el Ayuntamiento de Marbella durante el mandato de Jesús Gil pasará finalmente a manos de otro empresario de la construcción. Se trata de Alejandro Franco, un vecino de La Salzadella (Castellón), propietario de Grupo Franco Obras y Proyectos, que ayer no le tembló el pulso a la hora de pujar hasta 39.205 euros durante la subasta pública de este vehículo, que se convirtió en icono de lo hortera y del despilfarro.

Víctor Escuder, abogado del promotor, explicó que el Rolls Royce supone una "inversión" para su cliente, "ya que se trata de un coche de lujo que ha salido por un precio razonable". Aunque Gil lo utilizaba para salir en los programas de televisión y pasear con las parejas de recién casados, el nuevo propietario le dará un uso "empresarial" y hasta "personal", pero tampoco descarta lucirlo en "actos de presentación" de promociones o nuevas obras.

El letrado, que se mostró estupefacto por la masiva presencia de medios de comunicación en la apertura de las plicas, estaba convencido de que la oferta de Franco estaría por encima de las otras dos que se habían presentado.

El coche, que durante meses ha estado depositado en los garajes de la Jefatura de Policía Local, habrá que pintarlo casi con toda seguridad porque está "algo descuidado", apuntó Víctor Escuder. Además, en el taller tendrán que hacerle una puesta a punto y arreglar los posibles fallos de funcionamiento.

Preguntado por si el nuevo dueño ha pensado cambiarlo estéticamente para que deje de ser reconocido como un icono del gilismo, el representante legal del Grupo Franco contestó que "siempre va a estar impregnado de esa significación política, aunque lo pintáramos de color rosa".

En este punto, aprovechó para aclarar que el constructor de Castellón nunca conoció al ex alcalde de Marbella, pero coincide en su gusto por los vehículos de lujo.

A pesar de que la subasta del Rolls ha tenido una amplia cobertura en los medios de comunicación tradicionales, ayer una televisión de ámbito nacional llegó a emitir en directo la subasta, el nuevo propietario tuvo conocimiento de este concurso a través de internet.

Ahora solamente habrá que esperar un mes para que el coche sea entregado al ilusionado dueño. Mientras tanto, el equipo de gobierno respira más tranquilo por haberse desecho de tan peculiar bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios