La empresa que acusó a Yagüe causó un perjuicio a Marbella de 2 millones

  • El Tribunal de Cuentas constata que Copasur, que reformó la casa de la ex edil, recibió por cinco proyectos que no ejecutó un terreno, dos viviendas y dos locales

El administrador único de Copasur, Alberto Piñana, empresa que denunció a la ex alcaldesa de Marbella Marisol Yagüe por no pagarle las obras de remodelación de su vivienda, causó un perjuicio económico de dos millones de euros al Ayuntamiento, según revela el último informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas (2002-abril de 2006).

Copasur SL, que con 31 actuaciones se convirtió en una de las principales empresas designadas por el Consistorio para la ejecución de obras durante el periodo fiscalizado, recibió, a través de un convenio, un terreno de 31.000 metros cuadrados en Guadalmina, dos viviendas en un bloque de San Pedro Alcántara y dos locales comerciales en el mismo edificio, a cambio de cinco proyectos que nunca llegó a ejecutar.

Las obras en cuestión, que estaban presupuestadas en algo más de 1,1 millones, eran las de la guardería Fuentenueva en San Pedro, las de finalización del mercado central de Marbella, las de acondicionamiento del centro cívico de Divina Pastora y de la biblioteca municipal de San Pedro, así como la construcción de una caseta en el mercado de Divina Pastora.

El órgano fiscalizador detecta irregularidades en el acuerdo firmado en abril de 2003, cuando Julián Muñoz aún ejercía como regidor, porque las tasaciones de los inmuebles que se permutaron fueron realizadas por una persona ajena al Ayuntamiento. Esta forma de determinar el precio no ajustado a mercado de parcelas y demás aprovechamientos urbanísticos causó durante la era GIL un perjuicio a Marbella de, al menos, 189,8 millones de euros, según las estimaciones del Tribunal de Cuentas.

En cuanto a los trabajos de remodelación de la biblioteca de San Pedro, el informe contabiliza varias facturas, que suman más de 41.000 euros, que se duplicaron para ser cobradas de nuevo. Con anterioridad a la rúbrica del acuerdo con Piñana, el Consistorio había pagado en 2002 un total de 103.122 euros a Fergocon, empresa vinculada a familiares del abogado José María del Nido, por esos mismos trabajos. Respecto a estas actuaciones, no existe contrato alguno y las facturas localizadas no guardan relación con el proyecto en cuestión.

Por otra parte, el órgano fiscalizador ha detectado un segundo bloque de obras encargadas a Copasur, que contaron con un presupuesto de 508.850 euros y que estuvieron plagadas de "irregularidades". En el caso de la remodelación de la Avenida General López Domínguez, la empresa pública Gerencia de Compras aceptó una facturación total por este trabajo de 494.929 euros cuando el precio del contrato fue de 414.000 euros, mientras que tampoco aparece justificado un gasto de 77.000 euros para hacer el comedor del colegio Al-Andalus.

Las anomalías no quedan ahí. En el apartado destinado al personal contratado por el Consistorio, se relata cómo el ex asesor económico de Marisol Yagüe, Antonio Calleja, estuvo contratado simultáneamente por tres sociedades municipales durante el periodo fiscalizado, que le reportaron ingresos por valor de 837.149 euros.

Asimismo, se recogen órdenes de pagos sin justificación que el interventor autorizó para Julián Muñoz (112.801 euros), la ex concejala de Cultura Mariló Miñones (19.543 euros) o Marisol Yagüe (5.801 euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios