El entorno de la plaza de toros será más accesible para los turistas

  • Algunas de las rampas de las calles del casco histórico alcanzan hasta el 16%

Conseguir que Ronda sea una ciudad más accesible para los visitantes con discapacidad. Ése es el gran objetivo que los responsables de turismo locales se han marcado y para ello encargaron a experto en urbanismo accesible, Carlos Rojas, la realización de un estudio cuyos datos fueron presentados ayer. Además, se ha editado un catálogo con las conclusiones, que ha sido financiado por la fundación ACS.

De momento, según las conclusiones, la zona más accesible de la ciudad se encuentra en el entorno de la plaza de toros, donde las zonas con interés turístico, comercios y restaurantes tienen posibilidades de que las personas con minusvalía puedan llegar con sus propios medios o con ayuda de un tercero. Mientras tanto, el lado opuesto se encuentra en el casco histórico, y es que algunas de sus calles, como la que conduce a los baños árabes cuentan con un porcentaje de desnivel del 16%. A pesar de ello, el director general de la fundación ACS, Francisco Menor, señaló que "no tenemos que obcecarnos con hacerlo todo accesible, porque las personas con minusvalía saben y son conscientes de que hay zonas que nunca podrán visitar".

Precisamente, uno de los monumentos más conocidos de la ciudad, como es el Puente Nuevo, no reúne las condiciones adecuadas para una visita interior, aunque sí que puede ser apreciado exteriormente. "En este caso haría falta una solución ingeniosa", dijo Carlos Rojas, que puso con ejemplo las orugas que permitirán a los visitantes con limitaciones del Escorial el poder subir las escaleras. En este sentido, los responsables del estudio destacaron la gran ayuda que está suponiendo la aplicación de las nuevas tecnologías para acabar con barreras que hasta hace poco tiempo parecían insalvables. Especialmente en monumentos, donde las actuaciones están mucho más limitadas para colocar otro tipo de medios de transporte o realizar rampas de acceso.

Precisamente, el estudio hace posible a uno de los monumentos sobre el que se ha comenzado a actuar, los baños árabes, que los expertos consideran que puede ser visitable con una intervención. No obstante, todavía siguen estando catalogados como monumento no accesible. Por otra parte, los técnicos aseguran haber encontrado una gran receptividad entre los empresarios a la hora de adaptar sus locales, aunque existe un importante porcentaje en la ciudad que ya cuenta con algún tipo de infraestructura para facilitar la entrada de personas con movilidad reducida. En este sentido, explicaron que las mayores deficiencias se suelen encontrar en las zonas de los baños.

Mientras tanto, el delegado municipal de Turismo, Francisco Cañestro, mostró su firme decisión de apostar por captar este tipo de turismo. Ahora se tendrá que iniciar el trabajo para corregir las deficiencias detectadas en el estudio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios