Un grupo de padres se encierra en el instituto para que no lo precinten

  • Aseguran que harán diferentes turnos para evitar que lo puedan cerrar

Los padres de los alumnos del IES La Maroma se han plantado ante la disputa que mantienen el Ayuntamiento de Benamocarra y la Consejería de Educación por el estado del centro. La amenaza de un nuevo precinto por parte de la administración local ha llevado a un centenar de ellos a encerrarse, al menos durante el fin de semana, en el interior del edificio. La pasada semana un juez devolvió al Consistorio la potestad de decretar el cierre de las instalaciones después de que durante las navidades hubiese levantado el precinto de forma cautelar. Ante esta posibilidad, la delegación provincial ha instalado cinco módulos de aulas prefabricadas en el IES Joaquín Lobato de Torre del Mar para albergar a los 200 alumnos que hay en el centro.

"Vamos a hacer turnos para quedarnos dentro para evitar que lo cierren, ya que entendemos que están en condiciones óptimas para que estén nuestros niños. Están seguros. Es un edificio nuevo, y las obras se están desarrollando en una escollera exterior que no tiene nada que ver con los cimientos", explicó la vicepresidenta del AMPA, África España.

"Es injusto que vayan a unas aulas prefabricadas cuando tienen un instituto nuevo. Allí no habrá ordenadores, no se podrán llevar todo el material, los servicios no son adecuados y además en el propio AMPA de Torre del Mar no nos quieren porque allí ya tienen a 300 niños", recalcó España quien pedirá tanto a la delegación de Educación como a la Diputación Provincial que denuncie la situación. Otra de las madres, Ana María Calderón, indicó que "hay dos partes implicadas que no están haciendo nada, y a los padres nos tienen desquiciados y a los chiquillos afectados psicológicamente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios